Código de relación con las empresas

Una relación coherente con nuestros principios

La búsqueda de financiación empresarial para nuestros proyectos y actividades no debe hacernos olvidar que el hecho de ligar la marca de una empresa con la de ESF supone un compromiso mutuo y por tanto debe haber una coherencia mínima entre nuestros valores y los valores de cada empresa colaboradora. En este sentido queremos promover siempre, en nuestra relación, un diálogo positivo y propositivo, nuestra pretensión de conocer a fondo las políticas empresariales y el código de conducta de la empresa en los países donde trabaja.

 

Código ético

ESF velará por que la procedencia de las donaciones que reciba no impida su libre actuación y no suponga obstáculo alguno para la consecución de los objetivos que les son propios.

La relación de colaboración con empresas respetará  los valores de  independencia, por lo que en ningún caso ésta se verá comprometida ni afectada por criterios marcados fuera de nuestra institución, de transparencia ya que todos los términos de colaboración estarán recogidos en los acuerdos firmados por las partes y quedarán  a disposición las personas de la organización que los necesiten, y eficacia considerando en cualquier situación a ESF como beneficiario del  acuerdo, y por lo tanto evitando situaciones el las que la carga de trabajo, del tipo que sea, recaiga en ESF.

La empresas que colaboren con ESF deberán:

• Respetar los derechos humanos, así como los tratados y convenciones internacionales sobre trabajadores emigrantes y sus familias, y los relativos a la lucha contra el racismo, la xenofobia, la homofobia y la desigualdad de género  en su gestión diaria como en su política de comunicación ya sea   en el país de origen como en cualquier  lugar en el que actúen. ESF no establecerá relaciones con empresas que fabriquen armas, trafiquen con ellas o financien su producción.

Cumplir los ocho Convenios fundamentales de la OIT, referidos al trabajo forzoso, el trabajo infantil y el derecho de sindicación.

• Respetar el medio ambiente, cumpliendo la legislación vigente del país de origen y manteniendo los mismos estándares en cualquier lugar que actúen.

• Respetar la salud pública tanto en sus productos como en sus procesos de producción, cumpliendo la legislación vigente en el país de origen. ESF no se asociará con ninguna campaña publicitaria que potencie y promueva el consumo de productos dañinos para la salud como  el tabaco o el alcohol destilado.

• No tener como finalidad una actividad especulativa.

Los acuerdos de colaboración entre empresas y ESF recogerán siempre una cláusula que comprometa a la empresa al cumplimiento escrupuloso  de las Leyes y Convenios Laborales y de Seguridad Social con las personas que a su servicio trabajen y a cumplir y a hacer cumplir la igualdad  de trato y oportunidades entre hombre y mujer en todas sus relaciones.

ESF rechazará donaciones, sean de origen particular o corporativo, cuando éstas entren en colisión con los fines y valores que defiende y por los que trabaja.