Volver

07/11/2013

ESF mejora la educación en la zona de Perú asolada por el terremoto de 2007

Pisco - aula

Un proyecto financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Ayuntamiento de Zaragoza en la provincia de Pisco ha conseguido en dos años implantar un plan de formación del profesorado y dotar de nuevos recursos pedagógicos a las escuelas de secundaria. Más de 500 docentes y cerca de 10.000 estudiantes se han beneficiado del proyecto, que sido ejecutado por Educación Sin Fronteras y la ONG local El Taller.

La provincia de Pisco, en la costa central de Perú, sufrió un fuerte seísmo en agosto de 2007 que costó la vida a cerca de 600 personas y dejó casi 2.300 heridos/as, además de destruir o dejar inhabilitadas el 53% de las viviendas y causar graves daños a las infraestructuras de servicios básicos. En el ámbito educativo, el porcentaje de destrucción de los equipamientos superó también el 50% y acentuó gravemente la baja calidad de la enseñanza que existía en la provincia y que, entre otros indicadores, arrojaba una tasa de atraso escolar en secundaria del 21%. Seis años después, el sistema de educación de Pisco mira hacia el futuro y se ha dotado de un plan de formación del profesorado y de mejora de recursos y materiales pedagógicos en los institutos de secundaria gracias al proyecto ejecutado desde 2010 por Educación Sin Fronteras (ESF) y la ONG local El Taller, con financiación de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Ayuntamiento de Zaragoza.

La actuación, que recientemente ha finalizado, ha dado continuidad al trabajo que ESF y El Taller desarrollaron en Pisco después del terremoto para contribuir a la recuperación psicológica de docentes y alumnos/as y ayudar a retornar, en la medida de lo posible, a una cierta normalidad en la enseñanza. Como fruto de aquella primera intervención, y de manera paralela a la reconstrucción de las infraestructuras escolares llevada a cabo desde niveles gubernamentales, surgió la necesidad de profundizar en la mejora del sistema educativo local, especialmente en el nivel de Secundaria, en la línea del plan educativo impulsado por las autoridades regionales.

Así, en abril de 2010 arrancó el proyecto Desarrollo de comunidades de aprendizaje para la mejora de la calidad y equidad en la educación secundaria de Pisco, con un importe total de 465.000 €, de los que 300.000€ han sido aportados por la cooperación andaluza y 53.000€ por el consistorio zaragozano. La actuación tenía como objetivo corregir algunos de los problemas del sistema educativo como la insuficiente formación del profesorado, la escasa disposición de recursos didácticos y la limitada participación de la comunidad educativa, especialmente de padres y madres y alumnado, en el sistema de enseñanza.

Formación de profesorado

El proyecto ha beneficiado de manera directa a un total de 528 docentes y a los cerca de 10.000 alumnos/as de los 21 institutos de educación secundaria de la provincia. Básicamente se ha trabajado en tres líneas de actuación. La primera, y más importante, ha consistido en elaborar e implantar un programa de formación continua para capacitar a los/as docentes en nuevas metodologías de aprendizaje, habilidades de investigación, uso de herramientas pedagógicas, manejo de las nuevas tecnologías y diseño de planes de estudios adaptados al contexto social de la zona. El éxito de este plan ha comportado que las autoridades educativas locales lo hayan adaptado para todo el sistema público de enseñanza de la provincia de Pisco.

En segundo lugar, se ha trabajado para implantar cinco centros de recursos educativos en diversos municipios equipados con recursos multimedia, libros, material pedagógico, juegos didácticos, etc… a disposición de profesores/as y alumnos/as para mejorar los procesos de aprendizaje.

Finalmente, el programa ha dedicado una atención especial a mejorar los procesos democráticos en la gestión de los centros educativos. Así, se han creado consejos de participación con miembros de la comunidad educativa (familias, alumnado, docentes, directivos/as) que han elaborado 21 planes de mejora debidamente adaptados a la realidad de cada centro; se han llevado a cabo campañas de sensibilización para que padres y madres se impliquen en la educación de sus hijos/as; y se han formado a líderes juveniles para que aporten sus opiniones y propuestas de mejora para su escuela. En esta línea, también se ha fortalecido el trabajo en redes educativas para compartir experiencias y conocimientos.