Volver

05/12/2013

La agricultura ecológica y la soberanía alimentaria ganan terreno en el sur de Ecuador

Agroecología Ecuador

Este mes de diciembre finaliza el proyecto que Educación Sin Fronteras ha llevado a cabo desde 2010 en el sur de Ecuador con el apoyo de la AECID. El trabajo con los colegios técnicos, las organizaciones campesinas y los gobiernos locales ha mejorado la formación agropecuaria y ha aumentado los niveles de producción de las organizaciones de base, incorporando un enfoque sostenible. Más de 68.000 personas (estudiantes, docentes y productores) se han beneficiado.

 

El proyecto “Educación agroecológica y participación ciudadana” se ha llevado a cabo con las organizaciones locales Contrato Social por la Educación, Corporación Catamayo y Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio. Se puso en marcha con el objetivo de revertir la situación en que se encontraba la educación técnica agropecuaria en las provincias sureñas de Loja, El Oro y Zamora Chinchipe, fronterizas con Perú. A la desvalorización y la falta de oportunidades en la actividad productiva se unían el deterioro de la tierra y la falta de acceso a especializaciones agropecuarias de calidad, factores que llevaban a los/las jóvenes a abandonar el campo y dirigirse a la ciudad buscando otras oportunidades laborales.

La intervención, que incorporó desde un primer momento la voluntad de fomentar la agroecología y los valores de la equidad de género, se ha dirigido a los colegios de bachillerato e institutos tecnológicos de la zona para mejorar su oferta educativa y que se conviertan en instituciones activas y referentes de la producción agroecológica en su comunidad. Asimismo, se ha trabajado con las organizaciones de productores y productoras de la zona, facilitando formación agroecológica para mejorar la producción, transformación y comercialización de sus productos orgánicos. El proyecto también ha permido dinamizar espacios de encuentro de los diferentes actores comunitarios (estudiantes, docentes, familias, gobiernos autónomos, organizaciones sociales…) y fortalecer su compromiso con una educación técnica más equitativa y ecológica.

Ampliación de capacidades pedagógica y de infraestructuras productivas

A nivel de centros, esto ha significado promover cambios en los modelos de gestión y la ampliación de sus capacidades pedagógicas y de sus infraestructuras productivas, como las granjas escolares o los huertos. En total, se ha trabajado con 60 centros de enseñanza técnica, donde se han implementado más de 80 módulos productivo-educativos, que sirven como ejes de emprendimiento y formación para el alumnado, y se han formado a más de 400 docentes en aspectos agropecuarios, pedagogía y gestión educativa.

Por otro lado, se han capacitado a más de 350 campesinos y campesinas en conocimientos de agroecología y de gestión socio-organizativa, lo que ha permitido en muchos casos incrementar los niveles de producción y de ingresos en más de un tercio respecto al 2010 y que muchos de estos/as agricultores/as hayan diversificado su producción con el cultivo de nuevos productos.

También se han implantado nuevos sistemas de riego y de producción sostenible, se han mejorado infraestructuras pecuarias y se ha apoyado la creación de pequeñas empresas o centros de negocios liderados por organizaciones de base para la comercialización y venta de sus propios productos. Una de estas empresas está destinada a la producción de panela (un derivado de la caña de azúcar), otra a cítricos y frutas tropicales (para producción de zumos y mermeladas) y la última al cacao. Para ayudar a los/as productores/as a vender sus productos directamente al consumidor final, sin tener que pasar por intermediarios, se han organizado ferias agroecológicas semanales y se han llevado a cabo campañas de comunicación para sensibilizar a la población sobre el consumo de productos agroecológicos.

Participación ciudadana y género

En el ámbito del fomento de la participación ciudadana, el proyecto llevado a cabo ha permitido conformar Colectivos de Acción Ciudadana a nivel local en cada una de las tres provincias. Estos órganos, que integran a representantes de todos los agentes sociales vinculados de alguna manera a la educación, impulsan procesos de reflexión conjunta y propuestas para mejorar las políticas públicas en la enseñanza.

Finalmente, por lo que se refiere al enfoque de género, el proyecto ha conseguido que todos los centros de bachillerato técnico del país (no sólo los de las tres provincias del sur) incorporen una guía para implantar los valores de la equidad de género en los procesos de gestión y, por tanto, extender esta cultura en las aulas.

Uno de los elementos más relevantes en el éxito del programa ha sido el trabajo de coordinación con las Direcciones Provinciales de Educación (dependientes del Ministerio de Educación) y con los gobiernos autónomos descentralizados.

El proyecto ha sido fruto del convenio firmado entre ESF y la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y ha supuesto un volumen de inversión de 2,6 millones de euros durante estos tres años.

 

(Accede aquí a la Memoria del proyecto)


 

Comentarios - 1

  • 1 Antonia Alarcón Quiñónez 16-12-2013 - 23:28h

    como estudiante de cooperación, me es muy grato conocer el producto deESF, me parece que tiene un buen trabajo en la zona sur de Ecuador..es interesante como han vinculado la educación formal con la no formal, que convierten a los benficiarios en formadores integrales..vinculando el humanismo con la naturaleza, en horabuena, felicitaciones