Volver

16/02/2009

Foro Social Mundial, más que ideas

Imagen Fórum Social Mundial

Más de 100 mil personas y muchas ideas sería un pequeño resumen de lo sucedido hace algunas semanas en el Foro Social Mundial que este año, como siempre, se realizó de forma paralela al Foro Económico de Davos, pero que en esta ocasión se llevó a cabo en la amazónica ciudad de Belem en Brasil.

Ya son nueve las versiones del Foro Social y parece que, tanto el tiempo como la coyuntura, lo han madurado. Lo que nació como una forma de rebeldía frente al poder económico predominante ahora puede convertirse en el semillero de las soluciones que en estos momentos ni muchos mandatarios, ni la mayoría de los banqueros y ni mucho menos los gurús de la economía hoy pueden ofrecer.

Cuando todo indicaba que el Foro Social sería una enorme fiesta en honor de la estrepitosa caída del capitalismo, Francisco Whitaker, uno de los fundadores del Foro, dio un paso adelante para pedir una mayor aportación de ideas que ayuden a terminar con la crisis económica. "El Foro nació como un espacio para debates, como un laboratorio de creación de ideas y así debe mantenerse”, subrayó.

Pero a diferencia de su contraparte capitalista, las ideas expuestas en el Foro no se enmarcan en un recetario que dé las pautas a seguir, pues “no puede emitir un documento en cada edición y decir cómo hacer las cosas", señaló Whitaker. No obstante, una de las novedades del Foro es que se buscan ahora propuestas que tengan un fundamento que permita llevarlas a cabo. Es decir, se acabó el tiempo de las buenas intenciones.

La crisis económica puede convertirse en la gran oportunidad para transformar al mundo y en el Foro Social están convencidos de ello. El cambio de tono en el Foro Económico de Davos, con una mayor tendencia hacia la equidad y menos beneficios, además de una carencia absoluta de soluciones, demostró que es el momento de escuchar nuevas ideas. Sin embargo, la interrogante sigue siendo si los grandes grupos de poder están dispuestos a escucharlas, en primer lugar, y a llevarlas a cabo después.

Los organizadores del foro están convencidos de que no sólo “otro mundo es posible”, sino que esta afirmación se ha convertido, hoy más que nunca, en una necesidad, pues la intención de mantener un modelo fallido podría desembocar en una crisis todavía más profunda. Una de las ideas fundamentales del Foro Social del 2009 fue que el mundo lo mueven las personas y no los entornos financieros.

Y aunque la crisis y la economía fueron los temas más desarrollados en el Foro de este año, no se dejaron de lado otros que se han convertido en fundamentales en el mismo, como es el caso de la ecología y, para ser más precisos, en el cambio climático. Para los participantes del foro la conservación del medio ambiente está por encima de cualquier ganancia económica. Este tipo de temas marca por completo una diferencia con el Foro de Davos, aunque este año, como hemos mencionado anteriormente, ha cambiado el tono de la economía salvaje por uno mucho más mesurado.

Parece que las ideas surgidas del Foro Social Mundial ya no son sólo sueños de una utopía inalcanzable, sino que ahora pueden ser la llave para comenzar un proceso de una profunda transformación de la forma de gestionar la economía mundial. Hoy más que nunca los participantes del Foro Social Mundial se han ganado el derecho de ser escuchados y tomados en cuenta.

Si quieres enviarnos algún artículo, hazlo por mail a informacion@educacionsinfronteras.org con el asunto "artículo web ESF". Lo analizaremos y nos pondremos en contacto para concretar su inclusión.