Volver

21/09/2010

Seminario de Educación en la cumbre de Nueva York

Nueva York, martes 21 de septiembre - Tuvo lugar el evento organizado por la Campaña Mundial por la Educación, el seminario de alto nivel sobre educación, en el que intervinieron Rania de Jordania, Kailash Satyarty, el ex primer ministro
británico Gordon Brown, y las direcciones de UNESCO y Banco Mundial, además de una representación de los principales donantes en educación como Australia, Noruega y Holanda. Junto a ellos, la niña surafricana Ntabiseng, de 12 años, la embajadora más joven de la Campaña Mundial por la Educación.

Sobre la pantalla se proyectaban mensajes de personas de
todo el mundo, personas que han apoyado la Campaña Mundial por la Educación y que querían expresar qué significaba para ellos la educación y qué visión tenían para 2015.

Kailash S. presidente de la Campaña Mundial por la Educación presentó el informe "Vuelta al cole? Los diez peores lugares del mundo en los que ser un estudiante" y destacó que, aunque ha habido avances, éstos son frágiles y corren peligro también por el impacto de la crisis. Señaló que muchos países del Sur habían cumplido con su parte de destinar el 20 de sus presupuestos a educación, pero que los países donantes no habían cumplido
con su parte de la cuota equitativa.

La reina Rania de Jordania estableció una excelente relación entre educación y pobreza. Puso el énfasis en los 18 millones de personas que habían apoyado el derecho a una educación de calidad para todas las personas. Personas que habían prestado su apoyo, que no eran anónimas, que conocíamos sus nombres y que ella estaba orgullosa de que también su nombre figurara entre ellos.

Gordon Brown, ex primer ministro británico, dijo sentir enfado y también inspiración ante la gente. Contó que en muchos paises de Africa había visto los efectos beneficiosos de la educación y la frustración de muchos jóvenes por no poder continuarla. En su opinión, para lograr la educación, era necesario, sobre todo, dedicar recursos domésticos y externos en los presupuestos, que las iniciativas multilaterales apoyaran a los paises frágiles y en conflicto e insistir en la formación del profesorado. Señaló que era fundamental crear una opinión pública en la que todos consideráramos intolerable que un sólo niño o niña no fuera a la escuela.

Y terminó parafraseando a un filósofo griego: " ¿Cuándo habrá justicia en Atenas? Cuando aquellos que no sufran directamente, estén tan enfadados como aquéllos que sufren"

En el evento, se produjo un anuncio importante:  El Banco Mundial anunció que dedicaría 750 millones de dólares adicionales a educación, el 40% a educación básica y destinado a los países de renta baja. Se destinaría sobre a lo que ya saben que funciona: subvenciones a escuelas, becas e intervenciones innovadoras.

Ntabiseng, la más joven embajadora de la Campaña Mundial por la Educación, y dijo que había tenido la oportunidad de conocer a personas famosas y que a todas les había hablado sobre la importancia de la educación- y de no dejar a 69 millones de niños y niñas fuera de la escuela.