Volver

10/12/2009

Mi experiencia de prácticascon ESF en la Asociación de Mujeres de Petén IXQIK

foto prácticas HEGOA

Educación Sin Fronteras a través de un acuerdo de colaboración con HEGOA- Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha contado con  una de las egresadas del Máster de Desarrollo y Cooperación Internacional, en prácticas en nuestros Proyectos de Guatemala. Elena Martínez Caballero nos cuenta su experiencia de trabajo con nuestra contraparte en Guatemala Ixqik.

Mi nombre es Elena Martínez Caballero, estudié Pedagogía y, tras varias experiencias en países latinoamericanos, decidí realizar un Máster de Desarrollo y Cooperación. Desde Julio de este año y durante 6 meses, me encuentro en el departamento de Petén, en Guatemala, realizando mis prácticas en terreno del Máster de Desarrollo y Cooperación de HEGOA con una asociación de mujeres, la Asociación de Mujeres de Petén IXQIK. Esta asociación trabaja por el fortalecimiento de la participación cívico-política de las mujeres promoviendo su superación personal y contribuyendo a que la participación de las mujeres sea real, constante, consciente y propositiva. Lucha en un contexto muy difícil, el contexto de todo el país de Guatemala, marcado por la violencia, el racismo, la exclusión, la desigualdad y la pobreza, por fomentar relaciones de igualdad entre mujeres y hombres con el fin de construir una verdadera democracia genérica.

Mi labor aquí ha estado dirigida al ámbito educativo, apoyando en el Proyecto "Aprender para poder vivir y convivir con otras mujeres". Alfabetización y Post-Alfabetización de Mujeres Índígenas, en el marco del Convenio Regional de Centroamérica y Caribe que Educación Sin Fronteras establece con la Asociación de Mujeres de Petén IXQIK. Más concretamente, desde que llegué, he estado colaborando en las actividades del proyecto, como por ejemplo en la sistematización de una experiencia piloto con una Cartilla y Guía de Alfabetización "Con Nuestras Propias Palabras" en grupos de mujeres en dos comunidades de Petén, para lo cual he estado visitando cada una de estas comunidades, conversando con las mujeres que están aprendiendo a leer y a escribir y observando cómo viven ellas su proceso de aprendizaje. También he estado realizando programas de radio sobre temas vinculados a la Mujer, a la Educación, Derechos Humanos o Específicos de la Mujer y de la Mujer Indígena y apoyando en la propuesta para un modelo de educación para alfabetización de mujeres con la perspectiva intercultural. Otra actividad en la que he colaborado ha sido en los talleres de Masculinidad que un compañero de la asociación realiza para sensibilizar a los familiares de las mujeres que se están alfabetizando para que comprendan la importancia de que sus mujeres se alfabeticen, un aspecto muy importante a la hora de trabajar con mujeres.

Las visitas a las comunidades rurales me han acercado un poco a la realidad que se vive en la selva de Petén. El contacto con las mujeres en los talleres, en las visitas y en sus escasas conversaciones medio en q´eqchi´ (idioma indígena que se habla en Petén) medio en español, me han hecho comprender un poquito más cómo es la vida de una mujer en una comunidad, manteniéndose casi todo el día en casa con sus quehaceres, con el cuidado de sus hijos, pero también me han hecho a veces entristecerme con la situación de pobreza, de analfabetismo, de desigualdad, etc., de violencia, con el miedo y la vergüenza de las mujeres por mostrar lo que saben (o lo que no saben). Otras veces la sensación era de indignación con que el estado permita todo eso y mucho más con la impunidad a tantos crímenes y violaciones de derechos humanos y con la situación de resignación de la gente en muchas ocasiones...En fin, una experiencia que ahora, al estar finalizando, me deja sentimientos un tanto contradictorios por todo lo conocido, visto y sentido pero eso sí, de los que he aprendido mucho, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Sin duda, una experiencia increíble y que merece la pena vivir.