Volver

30/03/2011

Por la defensa de los Derechos de la Mujer y la Niñez en República Dominicana

Proyecto Dominicana

Es el esfuerzo de las mujeres el que en gran parte saca adelante la vida familiar en los barrios de infraviviendas que se extienden no tan lejos de las zonas modernas de la capital, Santo Domingo, donde residen las clases altas.

Más de la mitad de los casi nueve millones de habitantes censados con que cuenta República Dominicana son mujeres, cifra que se incrementa considerablemente si se tiene en cuenta la población no registrada, especialmente de origen haitiano, que, según algunos cálculos, sería de casi un millón. Son ellas las que padecen las consecuencias de las desigualdades sociales del país, tanto las históricas como las generadas por el desarrollo turístico de las últimas décadas.

Las mujeres encabezan la mitad de los hogares indigentes, en un país donde la población que sobrevive bajo el umbral de la pobreza es del 45 por ciento en las áreas rurales y del 31 por ciento en las ciudades.

La creación, en 1999, de la Secretaría de Estado para la Mujer (SEM) supuso la primera atención oficial por parte de las autoridades dominicanas hacia los derechos de la mujer, apenas tenidos en cuenta en la mayor parte del país y prácticamente inexistentes en estas extendidas áreas marginales. Pocos son los avances a día de hoy propiciados por esta institución, y el deseado horizonte de la equidad de géneros es aún un sueño lejano, que solo parece cercano y posible cuando se sabe de la actividad de los movimientos sociales de mujeres que, afortunadamente, no han dejado de surgir. Ellas son quienes de verdad luchan por emancipar a la mujer de su rol de dependencia, de su limitación a trabajos domésticos e incluso de la explotación sexual, potenciada por el propio desarrollo turístico y que también afecta a niños, niñas y adolescentes. En ellos incide la situación social del país de similar manera que en las mujeres. La mitad de niños, niñas y adolescentes vive en hogares pobres, en condiciones de educación y salud deficitarias, y a veces son víctimas de abuso y violencia, incluso dentro del ámbito familiar.

Estas circunstancias promueven el trabajo de Educación Sin Fronteras, dentro de su básico y fundamental compromiso con la educación como vía de acceso a los derechos humanos para los y las más desfavorecidos/as, como a menudo son los niños, niñas y las mujeres. Tal objetivo ha tenido las intervenciones de ESF en República Dominicana desde 1994, que dieron inicio precisamente con CE-MUJER, la organización local con la que ha trabajado a lo largo de los años y con la que ha desarrollado el presente proyecto. El Centro de Solidaridad para el Desarrollo de la Mujer (CE-MUJER), creado en 1988 y constituido legalmente el 24 de mayo de 1989, nació del entusiasmo de un grupo de mujeres que querían trabajar para que a las áreas más desfavorecidas de República Dominicana llegaran los valores que necesariamente emanan de la igualdad entre mujeres y hombres, la educación, la dignidad humana, la solidaridad y la justicia.  Así se aplicaron desde abajo en unos objetivos que los de arriba descuidaban e incluso ignoraban. Con la esperanza puesta siempre en la superación y con el esfuerzo extraordinario que supone la escasez de medio y apoyos, esta organización se ha empeñado en la capacitación de mujeres de barrios deprimidos, en los que a menudo, llevan solas todo el peso de la casa.

Sus logros son admirables, por ejemplo, en Los Mina, una de las zonas capitalinas de estas características, donde en 1989 CE-MUJER dio inicio a sus actividades, que siguen dando sus frutos en los talleres que forman a ebanistas, tapiceras o electricistas. También en las estancias infantiles que han tenido que poner en marcha para que estas mujeres tuvieran tiempo para su trabajo y formación, ya que en República Dominicana la escolarización de los niños y niñas no se produce hasta los cinco años, en aquellas escuelas que tienen fortuna, y en la mayoría hasta los seis años. En este mismo barrio de Los Mina funciona brillantemente, y con un esfuerzo asombroso, una de estas guarderías, denominada Paraíso Infantil, gestionado de manera comunitaria por el Movimiento Mujeres Organizadas Santo Domingo Oriental (MODEMORI).

La Fundación Castellano-Manchega de Cooperación, a través del proyecto que actualmente se está ejecutando, Empoderamiento de la RED-MUJER mediante la Formación Especializada para la Defensa de los Derechos de la Mujer y la Niñez en República Dominicana, está apoyando el trabajo que realizan Educación Sin Fronteras y CE-MUJER en el país. Su aplicación abarca nueve municipios del este y del país, incluyendo algunos barrios desfavorecidos de Santo Domingo, la capital, a lo largo de un año. El "empoderamiento de la mujer" ha consistido en el fortalecimiento de las asociaciones y federaciones locales, coordinadas bajo la RED-MUJER, como impulsoras de los derechos de mujeres, de niñas y niños y, consecuentemente, de su calidad de vida. En este sentido se han organizado sucesivos talleres que, abarcando diversas temáticas relativas a los derechos de niños y niñas y mujeres, contribuyen al fortalecimiento de once federaciones y/o estructuras de segundo nivel y a la formación de las delegadas municipales que forman la RED-MUJER. Las organizaciones que integran esta RED se han visto igualmente fortalecidas por encuentros con representantes de similares organizaciones y jornadas y reuniones que han tratado temas legales y de estructura. A partir de aquí, estas mujeres están en condiciones de presentar sus demandas y propuestas en los encuentros con autoridades que se están dando. Entre los temas demandados está la creación de oportunidades de educación para niños y niñas de escasos recursos.

Otro objetivo del proyecto ha sido la sensibilización de la sociedad hacia los derechos de mujeres, de niños y niñas y la promoción de la cultura del buen trato. Así los nueve municipios han organizado actividades, a través de las asociaciones, para dar relevancia a la celebración del Día de la Mujer (8 de marzo). Promover y, de paso, incentivar el sentido artístico: se repartieron cámaras fotográficas desechables entre mujeres en el marco de un taller-concurso, cuyos resultados, tan espontáneos como interesantes, se expondrán el 10 de marzo en el Centro Cultural Español de Santo Domingo, donde tendrá lugar el acto de lanzamiento de la campaña Por la Defensa de los Derechos de la Mujer y la Niñez y por una Vida Libre de Violencia y la presentación del Informe Empoderamiento de la mujer y derechos de la niñez en el período 2003-2009 en República Dominicana. Aun más espontáneos y no menos curiosos fueron los dibujos que, exhibidos durante el mismo acto, fueron realizados por niños y niñas de 23 Escuelas de Educación Inicial gestionadas comunitariamente por federaciones de mujeres en los nueve municipios de incidencia del proyecto. Tanto fotos como dibujos inspirarán afiches y pegatinas que contribuirán a la campaña de sensibilización.