Volver

28/04/2011

Pasos por el cambio en Guatemala

Champerico

El municipio de Champerico, situado al sur de Guatemala, se ha convertido en refugio de comunidades indígenas desplazadas durante el conflicto armado de ese país. Educación Sin Fronteras trabaja para combatir el abandono escolar y la baja calidad educativa con el fin de mejorar el futuro de los niños y niñas mayas.

El “esplendor” colonial de Champerico crece alrededor de su puerto, construido a finales del siglo XIX y declarado como una de las principales puertas de la exportación guatemalteca. Tiempo atrás una industria alemana de madera bautizó, con o sin quererlo, esta zona del sur oriente guatemalteco con su propio nombre, Champer & Co.

Hoy día el puerto ya no es tan esplendoroso, el turismo existe pero no da de comer a toda la población y además la municipalidad se ha convertido en refugio de comunidades indígenas maltratadas y desplazadas durante el conflicto armado del país. Diferentes etnias mayas procedentes del Altiplano guatemalteco se asentaron en la zona, abarcando también otras municipalidades colindantes como la de Retalhuleu. Después de años de lucha pacífica y presión política, ciudadanos mam, quiché, cachiquel, axil, k´anjob´al y chuj han conseguido mantenerse en pequeñas comunidades dedicándose sobre todo a  la agricultura tradicional, y a la pesca de subsistencia aquellos que se han instalado más cerca de los esteros. La mayoría de estas comunidades se establecieron en la costa del Pacífico después de 1990, excepto cinco de ellas que ya lo habían hecho tiempo atrás. Las condiciones de vida de estos asentamientos son precarias y además poseen un alto grado de vulnerabilidad a los cada vez más frecuentes desastres meteorológicos.

Trece pájaros

Es en este contexto, en el año 2008, empieza a forjarse el programa Oxlajuj Tz´ikin (oxlajuj significa trece y tz´ikin es el pájaro, uno de los nahuales mayas), una intervención integral impulsada por la Xunta de Galicia en coordinación con el trabajo de varias organizaciones gallegas y otras copartes locales. Educación sin Fronteras (ESF), en alianza con la organización local  Proyecto de Desarrollo Santiago (PRODESSA), trabaja para mejorar las capacidades de comprensión lectora de las niñas y niños inmersos en este babel maya. PRODESSA , lleva más de veinte años “aportando su grano de maíz” a través de una firme apuesta por la educación alternativa y del apoyo a las luchas reivindicativas del Pueblo Maya castigado por la exclusión, la desigualdad y la discriminación.

La situación educativa de las dieciséis comunidades de Champerico y Retalhulleu con las que ESF y PRODESSA trabajan tiene peores indicadores que la media nacional, a pesar de que estos ya no son muy buenos. La tasa de aprobación se sitúa alrededor de un 80%, dato que sí se comparte con el resto de escuelas del país, pero el porcentaje de alumnos con sobre-edad en las aulas es casi el doble que a nivel nacional y el abandono escolar también se ve más acuciado que la media general guatemalteca. El trabajo de apoyo a la familia, la emigración, las enfermedades y los problemas económicos son los principales motivos que obligan a los alumnos a abandonar la escuela de forma temprana. En el caso de las niñas, los embarazos prematuros y los patrones culturales que dan preferencia a la educación de los hombres agudizan su marcha forzada de las aulas.

En otras ocasiones el abandono escolar está íntimamente ligado a la baja calidad educativa. El uso de materiales obsoletos y completamente descontextualizados de la realidad que viven las niñas y niños pone trabas al desarrollo de sus habilidades.

También cojea la educación por los problemas que atañen a los docentes. Sólo el 22% de las y los maestros de primaria son bilingües, en dieciséis comunidades en las que la mayoría de la población es mayahablante. Además sólo el 18% de los maestros y maestras de estas comunidades son originarios de las mismas, con lo que los problemas de comunicación entre niños y profesores se ven agravados. Por si fuera poco los docentes cobran unos sueldos mínimos que oscilan, en el mejor de los casos, entre los 1000 y los 1800 queztales (entre 100 y 180 euros), con lo que se ven obligados a buscarse otro trabajo complementario.

Empezando a caminar

Ante esta situación, y conscientes de que la educación es el único camino para la creación de una vida mejor, el programa implementado en las dieciséis comunidades por ESF y PRODESSA está  orientado a mejorar las competencias lectoras de las niñas y niños, incidiendo en el desarrollo de su pensamiento como ciudadanos activos y participativos en la sociedad. Se materializa a través del libro Kemon ch’ab’äl (Tejiendo el lenguaje), un texto que se ha repartido entre las alumnas y alumnos para que estos lo hagan suyo y aprendan, a través de cuentos e historias adaptadas, a convivir en la interculturalidad, con respecto entre hombres y mujeres. También se contempla la dotación de mini bibliotecas de apoyo a las escuelas, buscando que las niñas y niños puedan aficionarse a la lectura.

Además el programa impulsa la formación de jóvenes comunitarios con la dotación de becas para que ellos puedan titularse en magisterio y transmitir, el día de mañana, los conocimientos adquiridos a sus comunidades.

La mejor clave para poder cambiar una sociedad es hacer bambolear las estructuras mentales de sus miembros y eso es lo que pretenden hacer ESF y PRODESSA. Gracias a los diferentes proyectos, los niños y niñas de Champerico han empezado a ver que la desigualdad entre mujeres y hombres no es tanta, o que los indígenas son iguales a los ladinos y a los blancos e, incluso, que el dinero y la riqueza no distinguen a las personas.

 

Laura Antelo

Voluntaria ESF

 

Comentarios - 4

  • 1 Eli 28-04-2011 - 18:17h

    Hola, os escribo porque me parece un proyecto muy interessante y me interessaria participar en el proyecto, és possible? Como puedo ponerme en contacto con la organización?
    Me interessaria que me enviasseis información.

    Grácias.