Volver

11/01/2010

"La ciudadanía rechaza los proyectos mineros en El Salvador"

foto webmodulo no a la mineria

Entrevistamos a Antonio Pacheco, director de ADES (Asociación de Desarrollo Económico y Social), organización con la que trabajamos en El Salvador, en una de sus visitas a la sede de ESF en Barcelona. Nos cuenta la situación que está viviendo su país y la labor que ADES viene llevando a cabo en El Salvador.

 

Desde Educación Sin Fronteras, cooperamos con organizaciones locales de América Latina. En El Salvador trabajamos con cinco organizaciones: ADES, CIAZO, UCRES, El equipo Maíz y CEAAL. Durante el mes de noviembre pasado, tuvimos la suerte de poder entrevistar a Antonio Pacheco, director de ADES (Asociación de Desarrollo Económico y Social), quien nos explica en detalle la situación actual de El Salvador, las acciones de incidencia política de ADES y algunos proyectos educativos que llevan a cabo en las comunidades rurales.

 

¿Nos podría explicar en pocas palabras cuál es la situación socio-económica de El Salvador?

La situación de El Salvador es de alta vulnerabilidad, las recientes inundaciones profundizan el grado de vulnerabilidad del país.

Por vulnerabilidad, ¿a qué se refiere usted?

Me refiero a un concepto amplio de vulnerabilidad social y ambiental. La vulnerabilidad social se comprueba por los altos índices de pobreza: una sexta parte de su población es analfabeta, la desnutrición infantil, la desintegración familiar por la permanente migración a los Estados Unidos, la inseguridad social, etc.

La vulnerabilidad ambiental de El Salvador se confirma cuando es calificado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) como el segundo país más deforestado de América Latina y según datos del Servicio Nacional de Estudios Territoriales SNET más del 90% de sus ríos están contaminados.

El modelo económico diseñado para beneficiar a banqueros y al gran comercio importador, implementado los últimos veinte años, es la razón  de fondo de la agudización de los actuales problemas.

Dentro de la situación descrita, ADES (Asociación de Desarrollo Económico y Social) viene trabajando su programa educativo, la economía y agroecología, la comunicación, el liderazgo comunitario, el plan director, la conservación del medioambiental, etc.

Hablando de estos grandes campos de actuación, ¿nos podría explicar, a nivel más concreto, el tipo de acciones y proyectos que ADES lleva a cabo en El Salvador?

Trabajamos en el Departamento de Cabañas, que es uno de los más pobres de El Salvador. Según cifras del Ministerio de Educación existe un 30% de analfabetismo.

Realizamos nuestra labor en comunidades rurales específicamente apoyando a la educación inicial, primaria y media. Implementamos además un programa de becas universitarias para jóvenes campesinos que desean continuar sus estudios. De esta manera, aportamos con cuadros técnicos que luego regresan a sus comunidades para continuar trabajando en mejorar las condiciones de vida de su gente. Educación Sin Fronteras ha contribuido mucho en esta parte del desarrollo (formación de los maestros/as populares).

Nuestra política educativa ha sido enfocada a potenciar las capacidades de la población local, de esta manera los problemas cotidianos y futuros pueden ser resueltos con efectividad; ese largo proceso educativo ha llevado a que una importante cantidad de mujeres y hombres jóvenes, que antes solo tenían la opción a trabajos domésticos para las primeras y agricultura para los segundos, ahora ejerzan como educadores/as, enfermeras o médicos de sus propias comunidades. No se trata de menospreciar la agricultura, por el contrario valoramos que es necesario mejorarla. Por esa razón ayudamos a jóvenes a que cursen la ingeniería agronómica o estudien veterinaria para que luego regresen a dar acompañamiento a productores(as).

A parte de las formaciones que ustedes ofrecen a la población local, ¿existe otro tipo de actividades propuestas a la comunidad?

El acompañamiento de ADES se realiza en diversos ámbitos de la vida comunitaria. Por ejemplo apoyamos distintas iniciativas de jóvenes tales como la revista "Abriendo Brecha", la Radio Victoria, los círculos de estudio, grupos artísticos y deportivos juveniles, revista La Macana, brindamos asistencia técnica para la producción agroecológica, pecuaria y artesanal a mujeres y hombres que lo solicitan, mercados campesinos, la realización de foros, festivales artísticos, ferias ambientales, intercambios de experiencias. Dentro de esa diversidad damos especial atención al "Plan de Formación para la Vida", un proceso educativo dirigido a líderes cuyo objetivo es potenciar las capacidades de liderazgo para que ayuden a dinamizar la vida interna de sus organizaciones comunitarias.

Todas estas acciones se llevan a cabo desde la sociedad civil pero ADES también intenta incidir a nivel político...

Lo que hacemos va impregnado con un enfoque reivindicativo de Derechos Humanos, aprovechamos cada contacto para abordar el tema a fin de que las personas amplíen su conocimiento sobre los mismos, y puedan interpretar su realidad a la luz de dicha teoría.  No puede haber calidad de vida si no hay pleno cumplimiento de derechos. El artículo primero de la Constitución de la Republica de El Salvador dice que la persona humana es el origen y fin del estado.

Asumiendo el espíritu de dicho artículo, la exigibilidad por el cumplimiento de derechos es un acto ciudadano que no debe pasarse por alto, la ciudadanía debe mantenerse vigilante e influir en las autoridades para que estas implementen políticas que aseguren la vida con dignidad para cada persona.

ADES desde su nacimiento identificó el derecho a la educación, a la salud, a la tierra entre otros, como derechos indispensables para alcanzar una vida digna. Mientras se implementaban proyectos en las comunidades, se influía al mismo tiempo a autoridades para que asignaran recursos en los procesos emprendidos, muestra de ello fue la incidencia frente al Ministerio de Educación que terminó asignando las plazas a maestros populares.

En los últimos años la incidencia ha estado orientada a la defensa de un ambiente sano debido a la presencia de multinacionales canadienses interesadas en la explotación de oro y plata en la franja norte del país y especialmente en el Departamento de Cabañas. Después de haber realizado investigaciones se pudo evidenciar los riesgos que representan estas iniciativas para la vida de la población salvadoreña. La campaña iniciada en Cabañas logró posicionarse en importantes sectores de la vida nacional y trascendió al ámbito internacional.

¿Y cuál es el estado actual del conflicto entre estas corporaciones y la sociedad civil?

La ciudadanía rechaza los proyectos mineros porque afectan el medioambiente y la salud. Existen evidencias sobre el daño que causa la actividad minera, por ejemplo en el Hospital Nacional de la ciudad de San Miguel, al oriente de El Salvador, la primera causa de muerte es la insuficiencia renal. Iinvestigaciones realizadas por la Universidad Nacional confirman la presencia de mercurio, cadmio y arsénico en las aguas del rio Grande de San Miguel, que está contaminado por antiguas minas ubicadas en el norteño departamento de Morazán.

Encuesta realizada por el Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP), de la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" (UCA) constató que el 62.5% rechaza las actividades mineras, el 82.9% de los consultados dijo no creer en la existencia de la minería verde, un invento de propaganda de la empresa Pacific Rim.

La sociedad civil organizada plantea que debe apoyarse en la actividad agrícola y pecuaria, la cría de peces, el cultivo de frutales e impulsar la reforestación entre otras actividades. Se tiene la convicción de que es importante evitar la destrucción de los actuales medios de vida.

La desventaja de explotar recursos no renovables como la minera de oro reside en que una vez extraído el último gramo de oro no queda más que hacer vinculado a la extracción y los lugareños que vivieron de la agricultura y ganadería no la pueden seguir realizando por los altos niveles de  contaminación.

Ante el posicionamiento de la ciudadanía y la negativa del gobierno de entregar los permisos de explotación a la Empresa Pacfic Rim y Commerce Group, estas corporaciones han demandado al Estado Salvadoreño ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias sobre Inversiones (CIADI), tribunal corporativo del Banco Mundial.

La ciudadanía organizada en la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica mantiene en la actualidad una campaña de denuncia ante la opinión pública nacional e internacional por el proceder de estas compañías y de apoyo al gobierno.

Comentarios - 2

  • 2 ildolcEUjlDfaFxXcOd 05-09-2012 - 16:02h

    Nepf4, a sua teoria e9 que a Internet exstie por que temos uma populae7e3o enorme que precisa se comunicar. c9 isso, ne3o e9? Daed a queste3o que se sumir 90% das pessoas ela perde o sentido e o glamour.A sua irreversibilidade (e aumento da sua fore7a) este1 ente3o calcada nas perspectivas de crescimento da populae7e3o mundial, certo?

  • 1 ana 13-09-2010 - 03:54h

    Las corporaciones Pacfic Rin y commerce group no les interesa cuantos son los ciudadanos salvadoresños que se mueren o se contaminen con los desechos quimicos de mercurio cadmio y otros pues lo unico que les interesa obterner más capital y sus beneficios; es decir a costas de destruir nuestras vidas.