Volver

26/04/2011

Entrevista A Yadira Rochas

Yadira Rochas

Con motivo de la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME) en Educación Sin Fronteras Euskadi contamos con la visita de Yadira Rochas, enlace centroamericano de la CEAAL (Consejo de la Educación de Adultos en América Latina) y miembro del IPADE (Instituto para la Participación Democrática), una de nuestras contrapartes en Nicaragua.

Pedagoga de formación y maestra de profesión, Yadira ha colaborado en la lucha por el derecho a la educación de los pueblos y es, como ella misma se describe “educadora popular de corazón y convicción”. En la década de los 80, en plena Revolución Popular Sandinista, formó parte de la Cruzada Nacional de Alfabetización del Padre Fernando Cardenal que logró reducir el analfabetismo en Nicaragua del 50% al 12.6%. Desde los años 90 ha trabajado en el Instituto Nicaragüense de Investigación y Educación Popular (INIEP) y en el Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE), en este último desarrollando programas de educación comunitaria en comunidades indígenas del norte de Nicaragua. Actualmente es el enlace para Centroamérica, del Consejo de Educación de Adultos de América Latina (CEAAL) desde donde se construyen propuestas para lograr una transformación en la educación para que sea incluyente, transformadora y de calidad.

¿Cuál es la situación del analfabetismo hoy en día en Nicaragua?

Indudablemente ha mejorado. Tuvimos 50 años de dictadura y a finales de 1979, un 52% de analfabetismo. Desde la revolución sandinista y a partir de los años 90 se empezó a trabajar por una mejora educativa desde el gobierno pero no fue hasta 1997 con la cooperación española, que se reanuda el Programa de Educación para Adultos. En 2005 las alcaldías asumen la alfabetización como un programa de gobierno local y en 2007 se toma como una política nacional. De este modo podemos afirmar que en los últimos años se ha logrado una importante reducción del analfabetismo.

¿Es distinta la educación en niños y niñas que en población adulta? ¿Cuáles son las diferencias a grandes rasgos?

En los niños y niñas cuando se educa se les prepara para la vida, en los adultos cada uno tiene ya una vida labrada y la educación se adecúa al entorno y al medio al que pertenecen para ayudarles a mejorar su situación actual y brindarles oportunidades.

¿En qué medida el Gobierno participa en las tareas de educación?

Junto con Guatemala, avanzan pero hay mucho que hacer todavía. El gobierno actual entiende la educación como una prioridad, pero cuando cambia el gobierno la mayoría de programas se vienen abajo y harían falta políticas a largo plazo.

El problema es que los datos oficiales del gobierno te dicen cuántas matrículas iniciales se producen pero no son datos reales porque no te informan de las matrículas finales, es decir, no te dicen cuántos alumnos salen.

¿Cuál es la labor del IPADE en las comunidades indígenas?

El IPADE en Nicaragua trabaja con pueblos misquitas del norte. Actualmente se está llevando a cabo un programa bilingüe intercultural, desde su cosmovisión, que atiende a mujeres fundamentalmente y que está coordinado junto con el gobierno autónomo regional. Desde ahí lo que se intenta es promover una educación alternativa en lengua indígena y progresivamente se avanza hacia el castellano. Está teniendo buena acogida.

Lo que se intenta en muchas de estas comunidades es sobre todo promover una educación para desenvolverse en la vida, para mejorar la producción y el aprovechamiento de los recursos. Más que cursos para aprender a leer y a escribir son cursos de capacitación y optimización.

¿Cuál es tu vinculación con Educación Sin Fronteras (ESF)?

El trabajo a nivel regional, es decir, la relación con instituciones como la Integración para la Educación Regional o el Consejo de Educación de Adultos (CEAAL). En Centroamérica muy pocos organismos habían apostado por este tipo de enseñanza y por el derecho a la educación. Con este programa se ha logrado que participen 6 países de Centroamérica y 2 del Caribe que son República Dominicana y Haití.

Tal como has comentado, los programas en los que trabajas tratan de difundir lo que se conoce como Educación Popular. ¿Podrías explicarnos en que consiste este modelo de educación y en vuestro caso cómo se trabaja?

La Educación Popular reúne muchas teorías y las renueva. Dentro del CEAAL se promueve el diálogo, la reflexión y en ningún caso lo que se pretende es instaurar una educación “domesticadora”, sino promover el pensamiento y dar la palabra a las personas. No se trata de predisponer la educación de las personas en función de los intereses políticos o económicos sino que se trata de que primero aprendan a leer su realidad y a conocerse a sí mismos y más tarde a apreciar su ambiente y a organizar y fortalecer el movimiento social. Una persona sola no puede crear cambio, pero puede buscar alternativas.

Dos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) son Lograr la enseñanza primaria universal y Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Vosotros que trabajáis en el terreno de la educación imagino que los tendréis presentes. ¿Qué opinas de los ODM? ¿Crees que es realista pensar que se pueden lograr los propósitos de los ODM para 2015?

A veces los datos nacionales ocultan realidades locales, especialmente en las zonas rurales y en las comunidades indígenas donde tienen serias dificultades para acceder a la educación. Lo que se critica de los ODM es que son indicadores meramente cuantitativos y eso no genera cambio, por eso las organizaciones locales trabajan para promocionar la equidad de género y cambiar las relaciones de poder cualitativamente. Es complicado, pero si se pueden dar pequeños pasos para acercarnos al objetivo final.

¿Se ha logrado algún avance para mantener la escolarización de los menores y reducir el absentismo escolar?

Falta conciencia a la hora de inscribir a los niños y niñas, porque en muchos casos es más importante para las familias que estos trabajen y contribuyan a mejorar la economía familiar. En este terreno, gracias a la colaboración de Unicef se hizo una campaña para aumentar y mantener la escolarización, especialmente en las zonas rurales. En la época del café la mayoría de familias se van a otros lugares para hacer la recolección y sacan a los niños de la escuela, para evitar esto, se creó un “pasaporte escolar” donde se informa de qué edad tiene el niño o niña, que año está cursando, nombre del colegio, notas que obtiene, etc. Este documento permite a los menores ser escolarizados en el lugar de destino y seguir recibiendo una educación.

También se han creado aulas itinerantes en Asia y África, donde la educación es bien tradicional y la mayoría de las niñas y niños no acuden a las escuelas sino que trabajan fuera de casa o salen a vender porque resulta más rentable para las familias. De este modo, al acercar la escuela a las comunidades, se logra que la infancia prolongue su etapa educativa.

¿Qué consejo darías a los gobiernos y a la sociedad para producir cambio en el terreno de la educación?

Se debe romper el statu quo, debe crearse una concepción de derechos y no de servicios como hacen los gobiernos. Hay que construir una ciudadanía activa y participativa que promueva, fortalezca y ejecute acciones por la educación y si eso no llega desde las instituciones hay que buscar alternativas.

Comentarios - 1

  • 1 KhznEdDKTcmIUmTTLn 06-09-2012 - 11:50h

    Despues de permanecer mas de 22 af1os de mi vida en la Prelatura, tome9 la desicif3n responsable de pedir la dispensa. Las razones me las reservo porque creo que son irrelevantes ya que la desicif3n fue absolutamente mia. Si puedo afirmar de manera categf3rica, 4 af1os despue9s de eso, que solo tengo palabras de alabanza, agradecimiento y amor por la Obra. La Obra, por ser obra de Dios, es perfecta. Tambie9n puedo afirmar, de manera muy responsable, que la mayoreda de las personas que ya no son miembros de la Obra y que siguien siendo mis amigos, solamente guardan carif1o y agradecimiento.