Volver

05/06/2012

Un informe de ESF alerta del peligro que supone disminuir las ayudas internacionales para la educación de adultos en Centro América

Foto CAM

Después de casi cuatro años de trabajo fruto del convenio entre Educación sin Fronteras (ESF) y el Consejo de Educación de Adultos de América Latina (CEAAL) para mejorar la educación de jóvenes y adultos en Centroamérica y el Caribe, estas entidades piden a los países donantes sostener y priorizar la cooperación en la región. En el informe se alerta que, al ritmo actual, no se cumplirán los compromisos de Dakar.

 

Un informe de ESF y CEAAL alerta que Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Haití no podrán cumplir en 2015 los objetivos de atender las necesidades educativas de todos los jóvenes y adultos que se establecieron en la Plataforma de Acción aprobada Dakar en el año 2000, si se mantiene el ritmo de avances registrado hasta la fecha.

El documento, que advierte del peligro que “millones de jóvenes seguirán estando desatendidos y sin oportunidades, víctimas de sistemas excluyentes”, dirige un llamamiento a la gobiernos nacionales y, en general, a la comunidad internacional, para “priorizar y sostener la cooperación con aquellos países de la región que siguen presentando niveles más bajos en materia educativa”.

El informe analiza el estado de los proyectos que se realizan en la región en el marco de la educación de personas jóvenes y adultas y que se llevan a cabo desde hace casi cuatro años a través del convenio regional que CEAAL y Educación Sin Fronteras desarrollan con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID), y que finaliza en los próximos meses.

A pesar de los avances registrados, siguen existiendo numerosos problemas, entre los que cabe destacar que la educacion de personas jóvenes y adultas no forma parte de las prioridades de las políticas públicas y que la equidad de género ha progresado con limitaciones, ya que todavía prevalecen modelos sexistas.

Por todo ello, el documento concluye que “esta situación obliga a adoptar medidas fuertes para conseguir avances más importantes en el tiempo que resta para llegar al 2015”. Algunas de estas medidas pasan por que los países receptores de la ayuda amplien los enfoques dirigidos a la formación de competencias para el trabajo, articulen foros nacionales con una activa participación de la sociedad civil local, y estructuren planes para aprovechar al máximo los recursos económicos que provienen del exterior, lo que representa “una oportunidad valiosa para que los fondos rindan los mejores resultados en cada país”.

En este sentido, el informe de ESF y CEAAL insta a la comunidad internacional a que, “a pesar de las limitaciones que las crisis financieras están provocando en los países donantes”, prioricen y sostengan la cooperación con aquellos países de la región centroamericano y caribeña que tendrán problemas más serios para lograr cumplir con los objetivos de Dakar.

El documento también considera importante “apoyar los esfuerzos de control social que los organismos de la sociedad civil están realizando para impulsar el logro de compromisos”. El papel de la sociedad civil, entre la que se encuadran las entidades no gubernamentales está considerado como “un factor clave que hace que los Estados mantengan el tema vigente y eso abre las posibilidades de avance constante”.

Los objetivos 3 y 4 de Dakar, fijados en el año 2000, establecen los compromisos de “satisfacer las necesidades educativas de todos los jóvenes y adultos con un acceso justo a programas adecuados con el fin de adquirir conocimientos y competencias necesarias en la vida cotidiana”, y “mejorar un 50% los niveles de alfabetización de los adultos para 2015”.