Volver

11/06/2012

ESF impulsa programas de desarrollo integral de los jóvenes indígenas de Guatemala

foto empoderamiento jóvenes en Guatemala

El proyecto que Educación Sin Fronteras y las asociaciones locales K’at Nab’l y SERJUS llevan a cabo en nueve municipios del país centroamericano ha permitido hasta la fecha que diversos colectivos juveniles se hayan organizado para fomentar la participación, promover el conocimiento de sus propios derechos, aumentar sus capacidades e incidir políticamente sobre sus gobiernos locales.

 

Los colectivos de jóvenes de comunidades indígenas de Guatemala son el centro de atención del proyecto que Educación Sin Fronteras, junto con asociaciones locales como la Red de Organizaciones Comunitarias K’at Nab’l y SERJUS, llevan a cabo en el país centroamericano desde hace más de un año.

El proyecto, que cuenta con la cofinanciación de la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos de Sant Cugat del Vallès  (Barcelona) y de Málaga, lleva por título “Empoderamiento y participación de la juventud, una estrategia de desarrollo humano sostenible en comunidades indígenas de Guatemala”. Su finalidad es la de favorecer iniciativas de participación, incidencia política y promoción de igualdad de oportunidades y desarrollo de los derechos juveniles en nueve municipios de los departamentos de Quetzaltenango, Totonicapán y Sololá.

Guatemala es un país con un elevado porcentaje de población joven: 8,5 millones de guatemaltecos, sobre una población total de 14 millones, son niños y jóvenes de hasta 30 años, y si observamos la franja de edad de entre 15 y 29 años, la cifra es de 4,5 millones. De estos últimos, casi la mitad son indígenas y el 60,3% vive en zonas rurales. Finalmente, un 54,3% de la población joven vive en condiciones de pobreza y, por tanto, sin acceso adecuado a los servicios básicos que presta el Estado y sin posibilidad de acceder a fuentes de ingresos que mejoren sus condiciones de vida.

Creación de Consejos Municipales de Juventud

Ante este panorama, y después de un año de ejecución del proyecto, puede destacarse que la juventud ha mostrado interés en ser agente de cambio y gestor de su propio desarrollo. Como resultado de ello, se han constituído más de 7 siete Consejos Municipales de la Juventud, organismos que cuentan con un funcionamiento democrático y que están formados por representantes de las diferentes expresiones juveniles de los municipios. Estos consejos, que buscan su reconocimiento ante las autoridades municipales, organizan actividades como formación política, encuentros regionales o campañas de sensibilización en temas cívicos, políticos o mediambientales. Del total de participantes en estas actividades, el 49% son mujeres, lo que permite destacar que la equidad de género es otra fortaleza identificada en los jóvenes.

Entre los logros obtenidos por el proyecto en el que participa ESF, caben destacar especialmente los registrados en los municipios de San Andrés Xecul Totonicapán y en Cantel (en el departamento de Quetzaltenango). En el primer caso, los jóvenes –a través del Consejo Municipal de la Juventud- han logrado desarrollar incidencia política por medio de foros cívicos y la elaboración de una agenda propia, y han presentado una propuesta concreta de juventud para que sea contemplada dentro del presupuesto municipal de inversión para el año que viene. En el caso de Cantel, se ha implantado como proyecto piloto el llamado Centro de Formación para el Cambio, con el fin de promover la participación, la organización y la formación de los jóvenes para aumentar sus capacidades y el conocimiento de sus propios derechos. Este Centro de Formación, que ha organizado recientemente un concurso de dibujo bajo el tema “Realidad ambiental de mi municipio”, tiene previstas actividades futuras como la organización de seminarios, congresos y foros de intercambio de conocimientos y experiencias.

La juventud indígena guatemalteca se encuentra ante grandes desafíos como consolidar sus estructuras organizativas y desarrollar estrategias que permitan coordinarse y sumar esfuerzos con otras expresiones de jóvenes con miras a generar un movimiento social que motive cambios en las políticas públicas de atención y desarrollo integral de la juventud.

En este sentido, además de contar con los apoyos de los diferentes niveles de gobierno de Guatemala, es necesario que la cooperación internacional siga apostando por estos procesos para poder afianzar estas iniciativas generadas desde la juventud indígena del país centroamericano.