Volver

05/07/2012

Declaración institucional del Consejo Vasco de Cooperación para el Desarrollo

foto victor luengo mujer en el campo

Bajo el título de "Por una cooperación descentralizada de calidad", el órgano de representación de los agentes de cooperación en Euskadi -que integra organizaciones de la sociedad civil y administraciones públicas- hace público un documento para  reafirmar su compromiso con la política pública en esta materia "construida en los últimos años" y para expresar su firme voluntad de seguir trabajando por el derecho al desarrollo de todos los países.

Texto íntegro de la Declaración Institucional:

POR UNA COOPERACION DESCENTRALIZADA DE CALIDAD

El Consejo Vasco de Cooperación para el Desarrollo, órgano de representación de los agentes de cooperación, quiere hacer pública la siguiente declaración institucional en defensa de una cooperación descentralizada de calidad.

La economía internacional padece una crisis de carácter global que alcanza a la práctica totalidad de los países del planeta, y que en los países en desarrollo, se ve agravada además por la crisis alimentaria, la crisis energética y el cambio climático, fenómenos que afectan directamente a sus poblaciones y a sus posibilidades de desarrollo, incidiendo sobre todo en aquellos colectivos de mayor vulnerabilidad, como mujeres, población emigrante y personas jóvenes. La gravedad y la cantidad de privaciones que padecen, en contraste con el alto nivel de vida de los países desarrollados, exige cautela frente a la aprobación irreflexiva de nuestra conducta, de nuestra política y de nuestras instituciones globales.

Acabar con la pobreza es una meta alcanzable. Debemos aceptar la erradicación de la pobreza como una obligación ética y política intrínsecamente relacionada con nuestra visión de los derechos humanos. Así, el fundamento de la reducción de la pobreza no radica en que las personas que viven en la pobreza tienen necesidades que apelan a nuestra solidaridad, sino también en que tienen derechos que crean obligaciones jurídicas ineludibles. Derechos que, por otro lado, no se limitan a garantizar la satisfacción de sus necesidades básicas, sino a desarrollar sus capacidades y libertades.

La cooperación internacional constituye un propósito de todos los Estados en el marco de las Naciones Unidas, cuya Carta insta «a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todos los pueblos». Los tratados y las declaraciones de derechos humanos contienen además claras exigencias en cuanto a la cooperación y asistencia mutuas.

En nuestro mundo interdependiente nos enfrentamos a diferentes retos globales: agotamiento de  los recursos, cambio climático, flujos migratorios, guerras, Estados frágiles, crisis olvidadas… Nuestro bienestar y seguridad están relacionados de forma real y directa con el porvenir del resto de países. Apostar por el desarrollo no es sólo lo más justo sino también una apuesta política contracíclica para contribuir a la lucha contra la pobreza.

Por todo ello, las organizaciones de la sociedad civil como las diferentes administraciones representadas en el Consejo, queremos poner en valor y asumir el compromiso de consolidar una verdadera política pública vasca de cooperación descentralizada, heredera del esfuerzo en los últimos 25 años consecuencia de la ley vasca de cooperación de 2007, fruto del consenso social y político que define nuestro modelo de cooperación caracterizado por:

- Responder a vínculos de mayor conocimiento de la realidad a través de la historia compartida con ciertos países con personas de nuestra sociedad, uniendo estrechamente cooperación y solidaridad.

- El interés en dar protagonismo a la sociedad civil a través de las ONGD y otras entidades sin ánimo de lucro como agentes de cooperación de la ciudadanía.

- Reforzar las iniciativas sociales en el Sur, teniendo muy en cuenta los procesos participativos para la generación de propuestas, y de este modo fortalecer la sociedad civil.

- Apostar por al educación para el desarrollo como un modo de abordar la transformación social necesaria en el Norte para que la brecha de la desigualdad, interna y externa, se reduzca.

- Promover la generación de capacidades en las administraciones locales en el Sur.

- Que esta cooperación refuerce las actuaciones sobre las causas estructurales de las desigualdades y no solo las consecuencias del modelo dominante, manteniendo los avances realizados con la incorporación  de la perspectiva de género, la implementación de todos los derechos individuales y colectivos para todos y todas, la sostenibilidad ecológica.

 

No somos ajenos a los difíciles momentos que atraviesan amplios sectores de nuestra ciudadanía y las entidades públicas vascas como consecuencia de la crisis financiera global. Destacamos el esfuerzo que realiza la sociedad vasca a través de la solidaridad personal, de las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones vascas. Apoyándonos en ese compromiso, declaramos que:

- Ponemos en valor la política publica de cooperación descentralizada vasca construida conjuntamente en los últimos años, consecuencia del consenso social y político; así como la apuesta unánime por mantenerla.

- Reconocemos el esfuerzo alcanzado en el desarrollo normativo en la Comunidad Autónoma Vasca y la necesidad de seguir profundizando en el mismo.

- Apostamos por generar y mantener recursos estables y previsibles de financiación para el desarrollo; sin renunciar a alcanzar en un futuro próximo el 0,7%.

- Igualmente, y sin obviar nuestros compromisos cuantitativos, ahora debemos redoblar nuestros esfuerzos por la mejora de la calidad de la ayuda, los compromisos a largo plazo con las poblaciones sujeto y sus organizaciones, que, además, hagan frente a la gran volatilidad que ha demostrado la cooperación descentralizada y articulen mecanismos de predictibilidad.

- En estos momentos de especial escasez de recursos públicos, es crítico reforzar también los mecanismos de  transparencia, y la rendición de cuentas, no  únicamente referida al tradicional control financiero, sino también a aspectos como el impacto sobre la calidad de vida de  las poblaciones beneficiarias. Concretamente, mediante el seguimiento de la AOD,  presentación de  informes anuales  y avanzar en la incorporación de mecanismos de evaluación.

 

Asumimos nuestra responsabilidad colectiva sobre el derecho al desarrollo. Por ello mostramos nuestra firme decisión de aportar nuestros medios y voluntad a este fin, ya que entendemos que es un derecho universal e inalienable.

Por solidaridad, por justicia, por el desarrollo y bienestar de todas las personas del planeta.

En Vitoria-Gasteiz a 4 de julio de 2012

CONSEJO VASCO DE COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO