Volver

05/11/2012

Xavier Masllorens: “La responsabilidad social de Imaginarium da valor añadido a la empresa”

Xavier Masllorens

El director general de Educación Sin Fronteras (ESF) analiza en esta entrevista la colaboración con la firma de venta de juguetes, que se ha traducido en la edición de las guías “Juega conmigo”. Destaca que se trata de una acción “continuada, no puntual”, lo que da valor al compromiso de la empresa. Por su parte, según afirma, las ONG aportan "el plus de solidaridad que las compañías y los consumidores cada vez aprecian más”.

“Juega conmigo” es un conjunto de guías didácticas con pautas, consejos prácticos y recomendaciones para educar a los más pequeños de la casa a través del juego. La edición ha sido fruto de la colaboración, iniciada ya hace casi dos años, entre Imaginarium, que cuenta con más de 600 puntos de venta de juguetes en todo el  mundo, y ESF. La colección está a la venta en todas las tiendas Imaginarium de España, Italia, Portugal y Alemania, y los beneficios van destinados a financiar proyectos educativos de ESF en América Latina.

 

¿Cómo valoras la colaboración de Imaginarium con Educación Sin Fronteras y qué aspectos destacarías?

La colaboración con Imaginarium ha sido del todo singular. En primer lugar, porque se ha realizado juntando las dos cosas más importantes que cada uno puede aportar: por nuestra parte, la defensa del derecho a una educación de calidad en todo el mundo, y por su parte, el tener una red de ventas y un equipo de personas comprometidas con la educación, el juego y la defensa de estos valores educativos. Además, resulta importante el hecho de que se ha tratado de una colaboración continuada, no puntual. Las guías “Juega conmigo” se pueden comprar en todas las tiendas Imaginarium y durante ya casi dos años han estado ofreciendo valores a los padres, a los abuelos, a los familiares que quieran jugar con los niños de 0 a 8 años.

 

¿Qué puede aportar Educación Sin Fronteras y en especial la causa del derecho a una educación de calidad para una empresa?

Aporta en primer lugar valores. El valor de la seriedad y el valor de la responsabilidad social. Pero no simplemente para proyectar un imagen de buenismo, sino para ofrecer una imagen continuada de responsabilidad ante la comunidad más cercana y también ante los problemas más alejados. Las ONG aportamos este plus de solidaridad y de valores que las empresas y los consumidores y consumidoras cada vez aprecian más.

 

En momentos de crisis como los actuales, ¿cuál crees que es el futuro de este tipo de relación entre la empresa privada y las ONG?

Precisamente es un momento muy adecuado para que las empresas den un paso adelante y añadan estos valores a su misión y a su visión, a su desarrollo y a sus negocios. Las ONG, que hemos perdido financiación pública por todas partes, estamos buscando recursos y lo hacemos por parte de empresas que se quieran comprometer de una manera continuada. Como ha hecho Imaginarium. Yo creo que el gran valor es no hacer una acción puntual de responsabilidad social que da imagen sino tener una responsabilidad social que da valor añadido a la empresa.