Volver

20/03/2009

Bolonia en el punto de mira

Bolonia

Ayer el desalojo en la Universidad de Barcelona causó más de una cincuentena de heridos entre ellos un niño de 10 años. Asistimos atónitos a una representación de violencia que reprobamos: estudiantes y policías enfrentándose por Bolonia. Los estudiantes, bajo el lema "nuevo e inapropiado Plan Bolonia", se han manifestado de nuevo contra el Plan Bolonia sin que se llegue a encontrar una vía de diálogo que resuelva satisfactoriamente este agotador asunto, ahora convertido en violento desencuentro.

Claro está, Bolonia resulta ser una propuesta controvertida que tiene sus defensores y detractores.

Los alumnos de la Universidad de Barcelona definieron la actuación policial como una consecuencia del talante autoritario de los responsables políticos y de los rectores de las Universidades. Por otro lado, aunque declara que se van a buscar los medios para que una situación así no se repita, el director general de la policía ustifica la actuación de los Mossos con la actitud violenta de los jóvenes estudiantes.

Son muchos los profesores y personal de las universidades catalanas que han suscrito un manifiesto de apoyo a las protestas y a la movilización. Entre otros argumentos, adquiere un especial relieve el del desmantelamiento de la Universidad Pública que, según sus detractores, este plan supone. Se cuestiona que Bolonia proponga un único Espacio Europeo de Educación Superior) sin haber construido esta idea des de las bases de la comunidad educativa, sin contar con la realidad de las universidades y sin dar respuesta al reto al que se enfrenta la Educación Superior en el estado Español.

Por otro lado, se justifica Bolonia como una oportunidad para avanzar en el conocimiento científico, en la compatibilidad de titulaciones y la movilidad de los estudiantes en el Espacio Educativo Europeo.

Des de ESF buscamos promover el diálogo a la vez que condenamos todo tipo de violencia. La Educación debe huir de imposiciones y de autoritarismos. Educar es escuchar, es diálogo, es construir entre todos y todas. Las directrices europeas siempre deberían confrontarse con la realidad local. Quizás esto se haya hecho aunque nos preguntamos cuáles son los motivos que hacen tan difícil resolver una situación marcada por semejantes escenarios de crispación.

Animamos a rectores, estudiantes y responsables políticos a dialogar. El respeto a las personas y a las ideas ha de ser el punto de partida para encontrar la vía más adecuada hacia el acuerdo, garantizando en este caso la Educación Superior que necesitamos.

Héctor Litvan
Vice-Presidente de Educación Sin Fronteras