Volver

28/01/2013

“Educación Sin Fronteras nos demuestra que la educación sirve para el desarrollo de los pueblos”

CETHA Charaja (Alfonso Navarro y José Mario Armella)

Alfonzo Navarro y José Mario Armella son de José de Charaja, una comunidad del sur de Bolivia. El primero dirige el CETHA Charaja, un centro educativo de referencia dirigido a campesinos y el segundo es un líder comunitario. Ambos acaban de pasar por España, donde han destacado el papel que Educación Sin Fronteras (ESF) ha tenido en el éxito del modelo de enseñanza alternativa implantado en esta zona de Bolivia.

 

CETHA (Centro de Educación Técnica, Humanística y Agropecuaria) es una organización boliviana creada para ayudar a campesinos con escasos recursos a tener una formación y capacitación que les permita mejorar sus condiciones de vida. ESF trabaja desde hace años con esta entidad para llevar a cabo proyectos educativos en el Departamento de Tarija (donde se encuentra Uriondo).

En esta zona, CETHA cuenta con tres centros: el de Charaja, con 650 alumnos y que da servicio a 20 comunidades del entorno, el de Emborozú (con 1000 alumnos y un radio de cobertura de 32 comunidades) y el de Potreros (250 alumnos y 6 comunidades). Todos ellos funcionan con el mismo espíritu: facilitar una educación integral y permanente a campesinos que no han tenido acceso al sistema de enseñanza tradicional, fortaceler el tejido productivo local e incidir en el desarrollo del conjunto de las comunidades.

Los 650 alumnos –hombres y mujeres- del centro de Charaja, todos ellos campesinos jóvenes y adultos a partir de 15 años con escasos recursos, reciben una educación que combina la enseñanza humanística de Primaria y Secundaria en materias clásicas (como matemáticas o sociales) con la formación técnico-productiva agropecuaria y en otras áreas concretas de acuerdo con la realidad y las oportunidades laborales de la zona. Así, en estos momentos, el centro ofrece formación en agroecología, horticultura, fruticultura, apicultura, veterinaria, alimentación alternativa, carpintería, electricidad, soldadura…

CETHA Emborozú

Título de bachiller o técnico superior

De este modo, explica el director Alfonzo Navarro, “nuestros alumnos pueden concluir sus estudios con la obtención del título de bachiller o de técnico superior. Eso les proporciona unos conocimientos y herramientas que antes no tenían para que puedan ser emprendedores y establecerse por su cuenta, crear microempresas y mejorar así sus condiciones de vida y las de su comunidad”.

Navarro hace énfasis precisamente en el carácter comunitario de su modelo educativo. “El campesino vive en nuestro centro durante dos semanas al mes, en régimen de internado, y todas las actividades se hacen de manera conjunta. Cuando vuelven a sus comunidades, replican los conocimientos que han adquirido, con lo que conseguimos ampliar el ámbito de influencia de la educación que impartimos y que repercuta efectivamente en beneficio de toda la comunidad”. Este modelo también permite hacer efectivo el concepto de educación permanente, ya que permite que la transmisión de conocimientos se vaya haciendo de manera constante y regular entre todos los miembros del colectivo.

Producción de cítricos y fresas

Paralelamente a la formación de los campesinos, CETHA alienta la creación de asociaciones gremiales, como las asociaciones locales de apicultores, y da apoyo a la creación de cooperativas o microindustrias. Es el caso de la planta de producción de cítricos (una de las riquezas de la región) creada en Emborozú o los proyectos de producción de fresas y mermeladas en Charaja. El objetivo es el de aunar esfuerzos e impulsar estrategias de desarrollo comunes.

CETHA también organiza foros y talleres para intercambiar experiencias sobre educación técnico-productiva, así como ferias parar comercializar productos agroecológicos. Todo ello permite consolidar este modelo de educación alternativa, que también requiere del apoyo de las Administraciones públicas.

“Trasladamos expectativas”

José Mario Armella, líder campesino de San José de Charaja, conoce bien el trabajo que se desarrolla en estos centros formativos ya que él mismo fue alumno del de Emborozú. Ahora, desde su cargo de  representante de la comunidad, elogia la labor del CETHA-Charaja y apunta que su labor es precisamente la de buscar apoyos de los gobiernos locales y regionales para un centro que, según sus propias palabras, “tiene una clara vocación de servicio y educativa”. “Trasladamos expectativas a los campesinos”, asegura.

Este modelo de educación alternativa de CETHA incorpora valores como la equidad de género, los derechos humanos, la sostenibilidad o la interculturalidad. De esta manera, ayuda a romper estereotipos tradicionales sobre el desigual rol en la sociedad de hombres y mujeres, fomenta una agricultura ecológica -tanto en la fase de producción de alimentos, como en la de comercialización y consumo-, y recupera saberes ancestrales especialmente en todo aquello que se refiere a la actividad agropecuaria.

CETHA Emborozú - taller soldadura

Convenio regional andino ESF-AECID

Alfonzo Navarro es director del CETHA Charaja desde mayo de 2011, y antes fue coordinador del convenio regional andino ESF-AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), que abarcó diversos proyectos educativos en tres países: Ecuador, Perú y Bolivia.

Este convenio, que se desarrolló entre 2008 y 2012, representó un impulso muy importante para la educación alternativa, hasta el punto de que el modelo implantado por CETHA y ESF fue tomado como referencia para la Ley de Educación de Bolivia que se aprobó a finales de 2010. “La intervención efectuada a partir de aquel convenio”, destaca Navarro, “nos permitió visibilizar mucho la educación alternativa, incluso a nivel de enseñanza superior, y nos ayudó a incidir políticamente para conseguir que la educación sea efectivamente socio-comunitaria”.

Más allá de su efecto en las políticas públicas, el convenio permitió ampliar la cobertura de la formación de CETHA a nuevas comunidades, mejorar el acceso y la calidad educativa, consolidar el enfoque de una enseñanza que responda a la vocación productiva local, mejorar y actualizar los materiales didácticos, y fortalecer la estructura y gestión del propio centro de Charaja.

Ante la colaboración aportada por ESF en todo el proceso, Navarro se muestra claro: “Nos han ratificado que la educación no tiene fronteras y que ha de servir para el desarrollo de los pueblos” y apuesta por que “la educación sea integral, ecológica, comunitaria y permanente”.

José Mario Armella se añade al reconocimiento a ESF. “Estamos muy agradecidos por el buen apoyo que siempre nos han prestado, y pido que sigan haciendo esta labor tan importante para nosotros”, concluye.

 

Comentarios - 1

  • 1 Carlos M. Benitez Ortiz 16-03-2013 - 15:13h

    Quiero felicitar a todo el plantel tecnico y administrativo de CETHA SAN JOSE DE CHARAJA, porque creo a mi criterio que esta es una de las alternativas de formacion de recursos humanos atraves de distintas carreras tecnicas para el desarrollo integral de cada una de las comunidades.

    Felicidades, sigan con el entuciasmo de ciempre.