Volver

28/03/2013

Educación Sin Fronteras facilita la educación de escolares en lengua maya en Guatemala

zona reyna niña -recortada

Educación Sin Fronteras está presente en la zona Reyna (en el departamento de Quiché, en la región noroccidental de Guatemala) con un programa educativo destinado a formar docentes para atender las necesidades de la población infantil y juvenil y facilitarles una educación bilingüe (en español y en lengua maya) adaptada a su contexto socio-cultural. El proyecto, que ahora finaliza, ha ofrecido apoyo a 2.000 niños y niñas de 20 escuelas rurales.

Zona Reyna cuenta con una población mayoritariamente maya y en situación de extrema pobreza, que habita en asentamientos rurales dispersos y de difícil acceso. La difícil situación económica provoca una fuerte emigración, tanto hacia la capital como hacia otros países. En el ámbito educativo, la oferta es escasa y hasta ahora apenas existían docentes con formación adecuada para atender a niños y niñas y adolescentes que tienen la lengua maya como idioma materno. La atención se llevaba a cabo de manera precaria con maestros y maestras sin los conocimientos ni los medios adecuados y con promotores de educación provenientes de otras regiones.

Todo ello dibuja un panorama en el que una amplia población infantil y juvenil se ha visto excluída del sistema educativo. Muchas famlias no pueden dar estudios a sus hijos e hijas al no poder permitirse el esfuerzo económico de enviarlos a estudiar lejos de su área de residencia y el problema es todavía más grave en el caso de las niñas y chicas, puesto que, ante la disyuntiva de tener que priorizar, se favorece a menudo al varón.

zona Reyna profesor con alumnos

Más de 2.000 niños y niñas beneficiarios

El proyecto que ESF y la organización socia local Prodessa (Proyecto Desarrollo Santiago) –con financiación de la Fundación Intervida- han desarrolldo desde diciembre de 2011 en la región ha permitido dar una formación al profesorado y ofrecer un apoyo educativo directo a más de 2.000 niños y niñas de 20 escuelas rurales en su propia lengua, potenciando así la pertinencia a la cultura maya.

La intervención ha contemplado la formación y contratación –con el aval de la Universidad de San Carlos de Guatemala- de 60 profesionales que hablan maya, así como el acompañamiento pedagógico en las escuelas rurales de la zona para que los programas educativos incluyan los valores de los derechos humanos, la cultura de paz, la equidad de género y el bilingüismo.

De una manera especial, se ha priorizado la enseñanza dirigida a niñas y mujeres jóvenes, quienes tradicionalmente han contado con menos oportunidades para concluir sus estudios a nivel básico.

El proyecto también ha implicado la organización y consolidación de un Consejo Educativo Regional en la Zona Reyna, con la participación de las comunidades del área, con la intención de que se erija como interlocutor válido ante los gobiernos regionales y nacional para impulsar iniciativas de desarrollo locales.