Volver

06/02/2013

ESF mejora la educación de niños y niñas en 30 comunidades pobres de Mulukukú (Nicaragua)

Mulukukú

Educación Sin Fronteras en Nicaragua está llevando a cabo, juntamente con la ONG local IPADE, un proyecto para mejorar la enseñanza de los niños y niñas de 30 comunidades rurales del municipio de Mulukukú y reducir los altos porcentajes de abandono escolar que se registran.

Esta iniciativa pretende incidir en el nivel de aprendizaje de los niños y niñas a través de acciones que incluyen el refuerzo escolar de los menores, la formación de los docentes en métodos pedagógicos, la mejora de las condiciones del aula, la incorporación de nuevos materiales didácticos y la sensibilización de las familias para que se impliquen en el derecho a la educación de sus hijos/as.

El proyecto se desarrolla durante dos años (mayo de 2011- mayo de 2013) con un importe global de 390.000 euros, cofinanciados por la Junta de Andalucía, el Aula de Cultura de Getxo (Bizkaia) y el Ayuntamiento de El Masnou (Barcelona). Beneficia directamente a 900 niños y niñas de estas comunidades rurales, así como a sus familias y al profesorado de las escuelas.

Contexto social y educativo

Nicaragua es uno de los países más pobres de America Latina. Con una población de 5,2 millones de habitantes, cerca de la mitad habita en zonas rurales y el 46% vive en estado de pobreza.

En Mulukukú, municipio situado a 245 km de la capital del país (Managua), el 70% de sus 37.000 habitantes vive en situación de pobreza extrema. El municipio está formado por pequeñas comunidades rurales, altamente dispersas, dedicadas principalmente a la agricultura de subsistencia y que carecen de servicios sociales básicos como la sanidad, la educación de calidad, redes de agua potable o energía eléctrica.

El panorama educativo presenta graves déficits, con carencia de recursos básicos y altas tasas de analfabetismo y abandono escolar. Así, un 60% de los niños/as no asiste a la escuela, y los que lo hacen permanecen menos de 5 años. Un tercio de la población infantil es analfabeta. En el caso de las niñas, el panorama es peor, ya que normalmente tienen que retirarse de la escuela para asumir labores en el hogar o en muchos casos el rol de proveedoras en la economía familiar.

Acciones del proyecto de ESF

Para transformar esta situación, ESF trabaja para mejorar el rendimiento escolar del alumnado, reducir el índice de abandono escolar, mejorar la formación pedagógica de maestras y maestros y dotar las aulas con nuevos materiales educativos para incrementar el rendimiento académico y la calidad del aprendizaje.

Entre otros aspectos, también se trabaja con los diferentes miembros de la comunidad educativa (alumnado, docentes y familias) para fomentar la equidad de género y los derechos humanos y para identificar y prevenir situaciones de violencia y abusos en el hogar y en la escuela. Con los padres y madres, se realiza un trabajo específico para implicarlos en el derecho a la educación de sus hijos/as.