Volver

09/11/2012

ESF contribuye al desarrollo económico y la alfabetización de adultos en Jiquilisco (El Salvador)

El  Salvador Jiquilisco cultivo camarón

Educación Sin Fronteras y la Fundación de Educación Popular CIAZO –una entidad local que a su vez integra nueve asociaciones que trabajan en red- están llevando a cabo en el municipio de Jiquilisco (región de Usulután, El Salvador) un proyecto de alfabetización de adultos y de mejora del tejido productivo local, contribuyendo así al desarrollo económico y social de toda la comunidad.

El proyecto se lleva a cabo entre agosto de 2011 y febrero de 2013, con un importe de 158.793 euros (cofinanciado por la Generalitat Valenciana). Brinda educación a personas que no tuvieron acceso en su día al sistema educativo formal y da apoyo a cooperativas de productores para incrementar sus ingresos y fomentar un crecimiento sostenible y equilibrado de la zona, acorde con la realidad y las necesidades locales.

Pobreza y desigualdades

Usulután registra unos niveles de pobreza superiores al resto del país. El municipio de Jiquilisco, formado por diversas comunidades rurales, presenta problemas de desnutrición infantil, una deficiente cobertura del sistema educativo y una carencia de servicios básicos como redes de agua potable, energía eléctrica y saneamiento. La economía se basa en sistemas productivos agrarios de subsistencia.

En este contexto, lastrado también por una insuficiente inversión pública, se perpetúa la situación de pobreza y la población tiene muchas más dificultades para acceder a oportunidades educativas y laborales que en otros puntos del país. Esta desigualdad es todavía más evidente en el caso de las mujeres, tradicionalmente relegadas a un papel secundario y doméstico en la sociedad salvadoreña.

Más de 8.300 personas beneficiarias

El proyecto que ESF y CIAZO llevan a cabo –continuación del trabajo que estas dos entidades vienen desarrollando desde hace años en El Salvador- pretende ayudar a los habitantes de 21 comunidades de Jiquilisco, dotándolos de conocimientos y herramientas para poder transformar su realidad y mejorar sus ingresos y sus expectativas de futuro.

Los diferentes programas que se llevan a cabo tienen como beneficiarios directos a 590 personas (360 mujeres y 230 hombres) y suponen mejoras de manera indirecta para 886 familias, integrantes de las asociaciones participantes y miembros de la comunidad en general, hasta un total de 7.800 ciudadanos y ciudadanas más.

El  Salvador Jiquilisco adultos en aula

Alfabetización, formación y modernización de la base productiva

La estrategia seguida se ha basado en diversas líneas:

1. Alfabetización de jóvenes y adultos que no han tenido acceso al sistema oficial educativo

2. Formación de personas en el ámbito agropecuario, de acuerdo con las necesidades y oportunidades del municipio.

3.- Modernización de la base productiva de las comunidades, impulsando nuevas actividades económicas y dando apoyo económico y asistencia técnica a cooperativas existentes o de nueva creación.

4.Formación de líderes comunitarios para incentivar la reflexión y el debate entre la ciudadanía sobre el tipo de educación y de crecimiento económico más adecuado para el municipio, así como la formulación de propuestas en este sentido.

En base a estas líneas de actuación, se ha implementado un programa de alfabetización de jóvenes y adultos, que incorpora también educación en valores de equidad de género y mediambientales, para el que se ha formado el personal docente correspondiente. Un total de 135 personas han participado o participarán en este programa, lo que les permitirá adquirir competencias elementales de escritura y lectura y cálculo matemático.

El  Salvador Jiquilisco cultivo del camarón 2

Cultivo del camarón y cría de aves de corral

También se ha puesto en marcha un programa de formación técnica que ha mejorado las habilidades profesionales de 171 personas (54 hombres y 117 mujeres), interesadas en formarse en algún oficio o mejorar las habilidades del oficio que ya poseen. En este caso, cabe destacar el éxito obtenido con los programas de formación en dos actividades productivas presentes en el municipio: el cultivo del camarón de agua dulce (en la foto de la izquierda) y la cría de aves de corral.

Este programa de formación, junto con el apoyo dado a las asociaciones de productores, ha dado como resultado, en el primer año de vida del proyecto, que las familias beneficiarias hayan visto mejorado en al menos un 10% sus ingresos gracias a la comercialización de sus productos.

Por su parte, la estrategia de capacitación de líderes de asociaciones ha permitido impulsar una plataforma participativa y un plan de acción dentro de la comunidad para proponer mejoras de desarrollo comunitario.

El proyecto de ESF y CIAZO pone de manifiesto que la educación popular es un eficaz motor de cambio y transformación en poblaciones vulnerables y un marco cultural que integra la economía rural dentro una estrategia común de desarrollo local.