Volver

23/04/2013

Personalidades de la cultura y el deporte en Euskadi dan su apoyo a la Semana de Acción Mundial por la Educación

SAME 2012 Euskadi

Bilbao acoge este miércoles 24 de abril (11 h) el acto central de la SAME en Euskadi, donde más de un centenar de escolares y representantes de asociaciones reivindicarán la figura del docente como elemento clave del derecho a la educación. (En la foto, acto de la SAME 2012, con presencia del entonces lehendakari, Patxi López)

La plaza Arriaga de Bilbao acogerá el próximo miércoles 24 de abril (11 h), el acto central en Euskadi de la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME), una iniciativa que se celebra en diversos países con el objetivo de reivindicar el derecho a la educación de todas las personas. El acto de Bilbao contará con la participación de destacadas personalidades del mundo de la cultura y el deporte vascos, como el navegante Unai Basurko, la medallista olímpica en Londres 2012 Maider Unda y los actores de “Goenkale” Naiara Arnedo y Eriz Alberdi. También estará presente un representante del Athletic Club (por determinar), y han expresado su apoyo por escrito el ciclista Samuel Sánchez y los presentadores de televisión Jorge Fernández y Klaudio Landa

La SAME, que se enmarca dentro de la Campaña Mundial por la Educación (CME), está dedicada este año a reivindicar la figura del docente como un elemento clave del proceso educativo y para denunciar el déficit de profesorado en el mundo, que la UNESCO estima en 1,7 millones. Bajo el lema “Sin profes no hay escuela: Por un profesorado formado y motivado”, miles y miles de personas en diversos países se movilizarán durante la última semana de abril para recordar a los líderes políticos la importancia de contar con el suficiente número de docentes en el mundo con adecuada formación, motivación, remuneración y reconocimiento, y para exigirles que destinen los recursos necesarios para que el compromiso internacional de lograr una Educación Para Todos en 2015 sea una realidad.

En Bilbao, el acto arrancará a las 11 h de la mañana, con cerca con 200 alumnos y alumnas de centros educativos de educación primaria, secundaria y de formación de adultos, representantes de las ONG organizadores y de los sindicatos ELA y UGT.

A través de juegos, de la lectura de un manifiesto y de la inserción de figuras que representan docentes en un mapamundi de gran tamaño para reducir simbólicamente el déficit de maestros y maestras, los presentes reivindicarán la necesidad de conseguir una educación de calidad para todas las personas y la importancia que tiene el profesorado para lograrlo. Las personalidades invitadas recordarán aquellos docentes que más marcaron en positivo su etapa educativa y explicaran el porqué.

Profesorado formado y motivado

A pesar de los progresos realizados en la última década en favor del derecho a la educación en todo el mundo, siguen existiendo aspectos que suponen un freno para la consecución de este derecho. El número total de niños y niñas que no asisten a la escuela primaria es de 61 millones. Además del acceso, es muy relevante la calidad de la educación, que en muchos casos resulta mediocre. Hasta tres cuartas partes de los niños y niñas en los países de ingresos más bajos no han aprendido a leer y escribir después de dos o tres años de escolaridad obligatoria, por no hablar del desarrollo de habilidades más complejas.

Desde la Campaña Mundial por la Educación se cree que una razón fundamental de esto es la grave falta de personal docente. La UNESCO calcula que se necesitan 1,7 millones adicionales de docentes para conseguir que la educación primaria universal sea una realidad en el año 2015. En total, unos 114 países tienen déficit de maestros y maestras de primaria, y sólo en África se necesita un millón.

Aparte de la cantidad, también es clave contar con un profesorado que esté bien formado, que cuente con un reconocimiento a nivel social y que esté correctamente remunerado. Su formación y motivación marcan de forma inequívoca los progresos dentro de la escuela y su capacidad no sólo para transmitir conocimientos, sino para gestionar los problemas que puedan surgir en el aula, dar atención personalizada al alumnado y proponer fórmulas de enseñanza que ayuden a eliminar desigualdades, como por ejemplo las desigualdades entre niñas y niños.