Volver

24/04/2013

“El trabajo en Zona Reyna ha abierto una ventana de oportunidades para muchas personas”

Federico Roncal

Federico Roncal, codirector de la ONG guatemalteca Prodessa, nos habla del último proyecto que esta organización y Educación Sin Fronteras han llevado a cabo en el país centroamericano para brindar educación a niños y niñas, jóvenes y adultos de comunidades indígenas. Roncal hace balance de los años de trabajo conjunto entre las dos entidades y destaca los retos de futuro a que se enfrenta la educación en Guatemala.

 

¿Cuál es el papel de Prodessa en el proceso de transformación en Guatemala?

Prodessa (acronimo de Proyecto Desarrollo Santiago) es una organización civil guatemalteca que tiene 23 años de funcionamiento y que se dedica básicamente a la educación bilingüe intercultural de los pueblos indígenas. Nuestra apuesta fundamental es ir generando las condiciones de transformación política y social para que el Estado ofrezca una educación pública, gratuita y con pertinencia cultural.

 

En Educación Sin Fronteras celebramos este año nuestro 25 aniversario. ¿Qué balance hace de los años de historia compartida entre nuestras dos organizaciones?

En realidad la relación de Educación Sin Fronteras y Prodessa ha sido una relación de muchos años. Yo creo que llevamos alrededor de 15 años trabajando juntos y el balance es muy positivo en el sentido de que el apoyo y la relación conjunta nos ha permitido implementar una serie de proyectos, de programas y de iniciativas para dar una oportunidad a muchos niños, jóvenes y adultos -mujeres y hombres- de acceder a una educación de calidad.

Esta educación, creemos que es la llave para abrir oportunidades a otros derechos sociales, económicos, culturales... El  balance quizás no lo deberíamos hacer nosotros mismos sino la gente que ha participado en los programas y que está muy satisfecha porque alcanzaron un nivel educativo, por ejemplo un grupo de jóvenes indígenas que acaban de graduarse como licenciados y licenciadas.

En las áreas en las que intervenimos eso no hubiera sido posible sin los programas que hemos ejecutado. De la misma forma, hemos logrado que el Estado, en concreto el Ministerio de Educación, haya aceptado la reproducción de una cantidad de libros muy importantes elaborados a partir de un programa desarrollado con Educación Sin Fronteras.

 

¿Podría hablarnos de uno de los últimos proyectos en los que hemos colaborado, el caso de Zona Reyna?

El proyecto de Zona Reyna tiene unas características muy especiales porque se diseña de forma integral, abarcando la educación primaria, jóvenes, adultos y el conjunto de la organización comunitaria.

Estamos realmente muy satisfechos porque hay ya una serie de acciones de seguimiento. Se han creado organismos públicos (de participación), el Estado ha asumido como te decía antes la reproducción de los materiales didácticos y se han generado ventanas de oportunidad para un grupo importante de población, desde niños y niñas chiquitos de la escuela que hoy tienen un rendimiento y han alcanzado una capacidad de leer y escribir que no hubieran podido tener de otro modo, hasta adultos que acaban de terminar sus estudios.

Y todo esto con un enfoque de género, lo que ha permitido por ejemplo que un grupo importante de señoritas hayan terminado sus procesos de formación, a pesar de que las condiciones de inequidad y de pobreza les suponen muchas más dificultades para acceder a la educación secundaria.

 

¿Cuáles son los retos de futuro de la educación en Guatemala dentro de la agenda Post-2015?

Yo me atrevería a decir que el tema de la calidad sigue siendo la agenda pendiente en la educación. Esto pasa por la formación de maestros y también por otros muchos elementos como asegurar que en las escuelas haya libros de texto, que haya un director, que no lo hay... Hoy por hoy el director no tiene una carrera, no tiene un puesto específico, no tiene autoridad sobre los maestros. La calidad es la deuda pendiente en educación primaria.

El otro gran reto es la ampliación de la cobertura en secundaria. El 65% de los jóvenes guatemaltecos no tiene opciones de estudio, ni en lo privado ni en lo público, y eso nos da una sociedad que cierra oportunidades. El tercer reto quizás sigue siendo la educación en la propia lengua, en la propia cultura. En nuestro país, la población indígena es más de la mitad y los espacios para que puedan estudiar en su propio idioma y sin perder su cultura son reducidos.

 

Comentarios - 1

  • 1 Gregorio Morente Ramírez 01-05-2013 - 06:56h

    Hola, ¿cómo? están un gusto en saludarlos. Mi comentario no podría ser otra cosa que felicitarlos por el gran esfuerzo que han hecho por mejorar las condiciones de la población más desposeída de Guatemala como lo es el Pueblo Maya y otras culturas Indígenas que han sufrido directamente la invasión extranjera a nuestro continente. Muy buena acción que Dios les más sabiduría para seguir adelante. Me gustaría saber si todavía están con el programa de becas para el Profesorado en Educción Bilingüe Intercultural, para ver si pudiera participar, ya que por situaciones diversas no he podido seguir mis estudios superiores, soy exalumno del Santiago desde 1992, pero no he tenido un trabajo fijo hasta la fecha, espero del repente hubiera alguna posibilidad de plaza para trabajar en alguna área donde ustedes trabajan con los Proyectos les agradecería, comunicarme al celular 48648090. Gracias de antemano. Hasta luego.