Volver

17/05/2013

ESF exige la retirada de la LOMCE y aboga por un gran Pacto Social por la educación

LOMCE-no

El presidente de ESF, Héctor Litvan, condena rotundamente la visión economicista del proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, aprobado por el Consejo de Ministros, "que va en detrimento de una formación integral que transmita valores y sea capaz de generar una conciencia crítica ante las desigualdades". “En este país, hoy estamos de luto por la educación”, afirma.

Educación Sin Fronteras (ESF), ONG con una trayectoria de más de 25 años trabajando por el derecho universal a una educación de calidad, condena el proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobado hoy por el Consejo de Ministros, y hace una llamada a las fuerzas políticas para abrir de manera inmediata un proceso de debate con todos los sectores sociales (no sólo la comunidad educativa) para alcanzar un gran pacto de Estado que permita definir de manera consensuada los principios que deben regir la educación.

ESF considera que el proyecto de ley supone un retroceso en las libertades y mantiene una visión neoliberal y mercantilista del sistema educativo, donde prima la competitividad por encima de la formación integral del individuo. “Desde nuestra experiencia de 25 años trabajando en programas de sensibilización en España y en proyectos educativos en países desfavorecidos, rechazamos este concepto de la educación como mero instrumento para formar trabajadores al servicio del mercado laboral, en vez de servir para transmitir valores y formar personas al servicio de la sociedad”, expone Héctor Litvan, presidente de ESF. “No podemos desligar el contexto de crisis global, explotación y desigualdades de la formación que damos a nuestros jóvenes. Sin una educación integral, que nos equipare a sistemas educativos avanzados como el finlandés, no seremos capaces de generar auténticos procesos de cambio social para construir una sociedad más justa ni promover una conciencia crítica ante las injusticias que ayude a evitar casos como la tragedia del Rana Plaza en Bangladesh”.

ESF rechaza también la reforma educativa por su carácter segregador y recentralizador, que vulnera competencias autonómicas, acentúa las desigualdades entre el alumnado, rompe el principio de equidad y ataca la autonomía de los centros.

Por todo ello, la ONG se suma a las numerosas voces que desde amplios sectores sociales exigen la retirada del proyecto de ley y pide al gobierno y a las fuerzas políticas con representación en el Parlamento que abran un proceso de debate para alcanzar un gran Pacto Social por la Educación, que integre a agentes del mundo educativo, académico, jurídico, económico, político, social… “Un paso  previo e indispensable para abordar cualquier reforma educativa es buscar un consenso con amplios sectores sociales, y no al revés, con la presentación de un texto normativo que responde a una ideología partidista”, considera Litvan, que concluye: “Hoy estamos de luto por la educación”.

 

Comentarios - 1

  • 1 Demetrio Mavila 07-06-2013 - 19:57h

    Considero que la Educación puede ser reformada por una visión de un pacto social, para una educacion integral, enraizado en valores fundamentales. Para ello, los que integran el Pacto Social deberían pasar por una evaluación integral de cómo conciben la cosmogonía antropológica; esto es, deben ser personas casadas con hijos, con participación en grupos sociales humanizantes, o solteros sin una vida de doblez, independiente la profesión que tenga. Porque sólo así, pueden pensar integralmente.