Volver

01/07/2013

“Antes vivíamos marginales pero ahora nuestros hijos tienen acceso a una educación”

Educación Sin Fronteras, junto a la organización Prodessa, ha culminado el proyecto para garantizar una enseñanza a niños, niñas y jóvenes de Zona Reyna, en Guatemala, adaptada a su realidad social y lingüística. La intervención ha permitido formar a docentes para atender a los alumnos y alumnas en su propio idioma maya. El vídeo "Zona Reyna: la educación en manos del pueblo" resume a través de testimonios como los de Jesús Coc, líder de la comunidad de Nápoles, la intervención llevada a cabo.

El proyecto, que ha contado con la financiación de Intervida en esta última fase, surgió como necesidad de ofrecer una solución integral a los problemas que presentaba la realidad educativa en la zona, marcada por la insuficiencia de escuelas, sobre todo de Secundaria, y carencia de docentes con formación adecuada para atender a un alumnado que tienen la lengua maya como idioma materno.

Estas circunstancias, junto a las condiciones de pobreza y la gran dispersión de los núcleos de población, determinaban que muchos niños y niñas no asistieran a la escuela y que, los que lo hacían, recibieran una enseñanza inadecuada y abandonaran los estudios al finalizar la Primaria.

Cuatro ejes de intervención

La estrategia se diseñó en base a cuatro ámbitos:

- Educación primaria. El proyecto ha permitido elaborar un modelo de enseñanza propio, con materiales didácticos en lengua maya para aprender a leer y escribir, y que además ha incorporado la transmisión de valores como la cultura de paz, el respeto al medio ambiente o la equidad de género.

Como comenta uno de los maestros, “el material ahora viene actualizado y contextualizado a la vida del niño”, lo que permite que éste asimile más rápidamente los conocimientos. Santos Max, alumno de sexto de primaria en la comunidad de Cerritos, se muestra encantado de asistir a la escuela y de aprender en su propia lengua. “Primero aprendemos nuestros idioma y después el español”, afirma.

En este ámbito, el proyecto ha beneficiado a 3.000 niños y niñas de manera directa y a 7.000 de manera indirecta (en la imagen, profesor y alumnos/as de la escuela de Cerritos).

aula zona Reyna

- Eduación Secundaria. La zona Reyna cuenta ahora con siete institutos públicos de enseñanza secundaria, lo que permite que los chicos y chicas tengan la posibilidad de continuar sus estudios una vez finalizada la Primaria. La intervención de ESF y Prodessa va en la línea de fortalecer la calidad de la enseñanza que se ofrece en estos centros. Hasta ahora, se han podido formar a 125 jóvenes en enseñanza media.

- Formación de maestros y maestras. El tercer componente del proyecto ha sido la formación de jóvenes de la zona para que puedan ejercer de docentes en sus propias comunidades. La importancia de contar con profesorado local es básico, ya que “conocen la realidad local, los problemas educativos que hay, saben cuál es la raíz de un problema y cuáles podrían ser las posibles soluciones, conocen el idioma” manifiesta Gabriela Juc Jolomna, profesora de Secundaria y formadora de maestros. “El desconocimiento de la lengua perjudica la capacidad de comprensión del alumnado, porque éste en su casa habla, sueña, se ríe en su idioma materno”, añade.

En este sentido, ha sido clave el acuerdo con la Universidad de San Carlos de Guatemala para ubicar centros universitarios de formación de profesorado en las aldeas, sin necesidad de que los alumnos y alumnas se desplacen a la capital. Como señala un responsable universitario,“la universidad llega a las aldeas más lejanas para desarrollar formación de maestros” . El centro instalado en la aldea Lancetillo ha sido el primero de estas características en todo el país y ha permitido hasta el momento formar a 60 nuevos docentes de enseñanza media.

- Consejos educativos regionales. Otro de los logros ha sido el de constituir un Consejo educativo regional para dar seguimiento a los procesos y seguir ejerciendo presión ante los gobiernos locales y regionales. Fruto de esta presión, cabe destacar la apertura de un instituto de Secundaria en la comunidad de Nápoles.

“Ahora, las familias se esfuerzan por que sus hijos e hijas estudien”

Jesús Coc Caal (en la foto inferior), presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de la comunidad de Nápoles, resume en pocas palabras el resultado del proyecto desarrolldo en Zona Reyna: “Antes vivíamos marginales per ahora nuestros hijos tienen acceso a una educación. Gracias al apoyo de ESF y Prodessa tenemos a más maestros y maestras de nuestra propia comunidad. Aquí, muchos padres y madres de familia anhelaban que sus hijos e hijas estudiaran pero no les era posible económicamente. Ahora tienen nuestra escuela y las familias se esfuerzan y se interesan por que sus hijos e hijas estudien”.

(En la foto, unos alumnos se dirigen a la escuela en la aldea de Concepció Chihuatán)

Zona Reyna niños yendo a la escuela