Volver

12/07/2013

Samira, un ejemplo de superación por el derecho a la educación de las personas con discapacidad

foto Samira

En el marco de la Campaña Mundial por la Educación (CME), Educación Sin Fronteras ha grabado el testimonio de Samira Mohamed-Lamin Bechri, una adolescente saharaui invidente de 17 años que vive desde hace más de un año en un piso de acogida en Sant Cugat del Vallés y que sueña con ser maestra en los campamentos de refugiados saharauis del desierto argelino. Su experiencia vital y sus palabras servirán para reforzar el mensaje de la próxima edición de la Campaña Mundial, que estará centrado en el derecho de las personas con discapacidad a una educación de calidad.

Samira vive en el piso de acogida para niños/as y jóvenes saharauis que abrió en 2010 el Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallés (Barcelona) y que gestiona la asociación SCAPS (Sant Cugat amb el Poble Sahrauí), una entidad sin ánimo de lucro que trabaja desde hace 20 años para apoyar al pueblo saharaui y, en especial, a la población que vive en los campamentos de refugiados situados en Argelia. El piso acoge a niños, niñas y jóvenes enfermos/as que por la gravedad de las patologías que presentan no pueden ser atendidos en sus lugares de origen.

Samira, que vive con otros siete chicos y chicas saharauis y con dos monitores de ese país, llegó a Sant Cugat con la idea de tratarse del glaucoma que padecía y recuperar la vista, pero no fue posible. En cambio, de la mano de SCAPS y con el apoyo del Ayuntamiento de Sant Cugat, la joven ha seguido todo un proceso educativo en el piso y en la Fundación ONCE que ha hecho posible que haya recuperado autonomía y seguridad en sí misma y se vea capaz de seguir estudiando y de llevar a cabo su sueño: ser maestra en los campamentos de refugiados.

Su testimonio ha sido grabado en vídeo y será presentado en el marco de la Campaña Mundial por la Educación (CME), que el próximo curso escolar trabajará el tema de la educación inclusiva y el derecho de las personas con discapacidad a una educación de calidad.

La CME, que está presente en más de 120 países impulsada por una coalición internacional de ONG y entidades vinculadas con la educación, tiene por objetivo sensibilizar y concienciar a la ciudadanía sobre el derecho a la educación y poner de relieve la realidad en muchos países del mundo. En Cataluña, Educación Sin Fronteras coordina las acciones de la Campaña.

22 menores atendidos desde 2010

Desde que en 2010 abrió el piso de acogida de Sant Cugat del Vallés, 22 niños/as y jóvenes saharauis de 6 a 18 años han sido atendidos. La duración de su estancia varía en función de la patología y del grado de recuperación que presentan cada uno de ellos/as. Los/las jóvenes son atendidos por un monitor y una monitora de la misma nacionalidad que viven de manera permanente en la casa y por voluntarios y voluntarias que los acompañan en el proceso de acogida y estancia en Sant Cugat.

La creación de esta casa de acogida se enmarca en el hermanamiento que la ciudad de Sant Cugat tiene con el barrio del Aargub, en la daira de Dahjla, una de las 26 que integran los campos de refugiados de Argelia donde viven actualmente más de 150.000 saharauis. Cada daira agrupa una población de unas 5000-7000 personas repartidas en 4 barrios. Las deficiencias sanitarias de estos campamentos provocan la necesidad de evacuar personas enfermas hacia hospitales de Argelia o de España para garantizar una correcta atención y recuperación.

Aparte de gestionar este piso de acogida, SCAPS realiza el programa Vacaciones en Paz, que promueve la acogida en familias de niños/as de 6 a 12 años durante los meses de verano, y se encarga de garantizar una comida diaria para los niños y niñas de la escuela infantil del Aargub.

 

Comentarios - 2

  • 2 Educación Sin Fronteras 13-06-2016 - 16:19h

    Hola Mónica. El programa que mencionas -Vacaciones en Paz- no está organizado por Educación Sin Fronteras. Sugerimos que te dirijas a la asociación SCAPS (Sant Cugat amb el Poble Sahrauí) para hacerles llegar vuestro amable ofrecimiento.
    Saludos

  • 1 Mónica Cardona 13-06-2016 - 15:55h

    Somos una familia de Padre, Madre y un niño de 8 años, nos gustaría poder participar y colaborar en el programa de vacaciones de paz, creemos que no solo es beneficioso para el niño acogido, sino también para nuestro hijo