Volver

15/06/2010

Educación Sin Fronteras entra a formar parte del Consejo de Coordinación Pedagógica de Barcelona

Instituciones y representantes del Ayuntamiento en la firma del convenio

El pasado lunes 7 de junio, Educación Sin Fronteras firmó un convenio con el Institut Municipal d' Educació de Barcelona (IMEB), pasando así a ser una de las organizaciones que forman parte del Consejo de Coordinación Pedagógica de la ciudad. Este Consejo reúne a instituciones y entidades ciudadanas que ofrecen actividades educativas a la ciudad.

 

A continuación queremos compartir las palabras que Xus De Miguel, miembro de la Junta Directiva de Educación Sin Fronteras,  pronunció durante la firma del convenio:

"Desde Educación Sin Fronteras queremos manifestar nuestra enorme satisfacción por entrar a formar parte de un Consejo, el de Coordinación Pedagógica, que impulsado por el Instituto Municipal de Educación de Barcelona juega un papel tan importante en la vida de la ciudad.

Queremos justificar nuestra afirmación con diferentes razones. Hacerlo será como empezar a hablar un poco, también, de nuestra organización.

La primera razón por la que valoramos el Consejo como importante, es porque hace de la ciudad un agente educativo, de muchos de sus rincones otros tantos contextos de aprendizaje. Y no sólo por eso. También porque hace, de su infancia y de su juventud, ejes fundamentales de la vida ciudadana, al conceptualizarlos, no como ciudadanía potencial, sino, desde ya, como  ciudadanas y ciudadanos sujetos de deberes y de un derecho fundamental, el derecho a una educación integral que les permita alcanzar niveles progresivos de satisfacción y de felicidad, individual y colectiva.

Y esto, para ESF, es apostar por una educación de calidad.

La segunda razón tiene que ver con los medios que habilita para conseguir sus objetivos. El Consejo recoge  todas las ofertas de las instituciones y las articula en una propuesta que hace llegar, en setiembre, a las todas las escuelas. Invitando al profesorado a salir de las aulas, para derivar la teoría de la práctica. Animándoles a enfrentar al alumnado, directamente, con el objeto de estudio que representa el patrimonio histórico y cultural y artístico y científico, de la ciudad. Para que a partir de ese "cuerpo a cuerpo", elaboren el conocimiento. Y al hacerlo así, consagra a las niñas y a los niños, y a la gente joven, como protagonistas indiscutibles del aprendizaje, mientras favorece, además, que las tradicionales dicotomías "dentro/fuera del aula", "escuela/ciudad" o "teoría/práctica", vayan quedando obsoletas.

Una manera de entender el conocimiento, ésta, con la que nuestra organización se siente plenamente identificada.

Y todavía hay una tercera razón. Al hacer de la misma relación entre profesorado y alumnado, por una parte, y entidades e instituciones ciudadanas, por la otra, un motivo más de aprendizaje; consigue que el binomio "enseñanza-aprendizaje", que caracteriza la relación educativa, sea bidireccional, es decir que "las contrapartes", al mismo tiempo, enseñen y aprendan.

Educación Sin Fronteras también hace de la reciprocidad un elemento esencial de la relación educativa.

Finalmente, al apostar por el trabajo en redes, el Consejo de Coordinación Pedagógica no hace sino fortalecer el tejido asociativo. Lo enriquece, haciéndolo progresivamente complejo, y amplia su ámbito, al incluir, cada vez, un mayor número de asociaciones e instituciones ciudadanas, un volumen mayor de centros educativos, de niñas y de niños, de chicas y de chicos.

Y al integrarnos en un proyecto de estas características, no estamos sino consiguiendo mayores grados de coherencia con nuestros presupuestos como organización.

Lo afirmamos, porque Educación Sin Fronteras, que es una Organización No Gubernamental de Desarrollo, nacida el 1988, de un grup de profesionales, la mayoría relacionados con el mundo de la educación, y ajena a los sindicatos, a las religiones y a los partidos políticos; también hace de la educación su ámbito de actuación, en los países empobrecidos y en el nuestro.

En los países empobrecidos, para conseguir un desarrollo autónomo, democrático y respetuoso con el medio ambiente, físico y social. Y ello a partir de la optimización de los recursos locales, y de la participación activa de la misma población con la que actuamos. En nuestro país, para lograr un aumento del conocimiento de la realidad de los países empobrecidos, y de la justicia de las relaciones que mantenemos con ellos.

Además de ser nuestro ámbito de actuación privilegiado, la educación es, también, para nosotras y nosotros, el instrumento de trabajo fundamental. Una educación para el desarrollo que presupone que las ideas guían las conductas, que lo que pensamos sobre el mundo condiciona nuestra manera de relacionarnos con él. Por eso es fundamental incidir sobre las ideas que nos hacemos sobre la realidad que nos rodea, la física y la social, y es necesario trabajar sobre los valores que contribuyen a conformar nuestra manera de estar en el mundo. Y por eso creemos en la educación como instrumento de trabajo privilegiado. Porque sólo a través de ella podemos conseguir actuaciones duraderas. Porque ella, al actuar sobre los presupuestos que guían nuestras actitudes y nuestras acciones, garantiza cambios estructurales.

Porque la educación para el desarrollo que defendemos es la que transforma la realidad. Y la que hace de la reflexión-acción una metodología de conocimiento adecuada. Y la que aboga por una cultura de paz y de justicia, y de cuidado de las otras personas. Es una educación que incorpora la mirada de género, la  interculturalidad y el respeto al medio ambiente. Y hace, de las relaciones interpersonales, de los sentimientos y de los conflictos, también de ellos, un objeto de reflexión. Una educación que, en definitiva, apuesta por la diversidad y la multiplicidad, y por un tejido social cada vez más denso.

Objetivos, todos ellos, para cuya consecución apostamos, desde ESF también, por el trabajo en red.

Lo hacemos con nuestra contrapartes en los proyectos que tenemos en América del Sur -Perú, Ecuador, Bolivia- y en Centroamérica y Caribe -República Dominicana, Guatemala, Salvador, Nicaragua, Haití, Honduras, Costa Rica, Panamá-. Y cuando, con otras ONG, firmamos convenios que nos permiten actuar en varios países de esa misma área, al mismo tiempo. Y lo seguimos haciendo aquí, en nuestros proyectos a nivel de estado y de Barcelona, en concreto.

Es el caso de la Campaña Mundial por la Educación, por ejemplo. Un proyecto en el que, con otras ONG, con sindicatos del mundo de la educación, con centros educativos y con movimientos ciudadanos, reflexionamos sobre el estado de la educación en los diferentes continentes, desde dos ejes, el de la interculturalidad y el de género; además de instar a los gobiernos a garantizar el derecho a la educación.

Otro ejemplo es el proyecto "Barcelona Word Race", en el que colaboramos con la Fundación para la Navegación Oceánica, llevando el mensaje del derecho a la educación, como derecho universal, alrededor del mundo. O los que desarrollamos con las asociaciones que trabajan con personas emigrantes, buscando mayores grados de cohesión social, mediante el acercamiento de las personas de otras culturas a la lengua y la realidad socio cultural de nuestro país.

Por las razones que hemos expuesto, y por muchas más que no caben en esta presentación, consideramos muy importante para nuestra asociación, Educación Sin Fronteras, integrarnos en esta red, la que conforman las asociaciones que hoy nos encontramos aquí, y las que desde 1988 se han ido incorporando al Consejo de Coordinación Pedagógica.

Porque nos invitáis a tejer complicidades para transformar realidades que soñamos más justas, otra vez más, gracias".