Volver

15/09/2009

Salil Shetty: "Hace falta menos retórica y más acción"

foto Objetivos del Milenio

El director de la Campaña del Milenio de Naciones Unidas asegura que, pese a la crisis, aún se pueden alcanzar la mayoría de Objetivos del Milenio, y aplaude el trabajo realizado por los países africanos.

¿En qué situación nos encontramos actualmente? En términos generales, ¿se cumplirán los Objetivos del Milenio?

Depende mucho de lo que hagamos a partir de ahora. Si tenemos un plan que sea coherente y trabajamos de manera conjunta, creo que en la mayoría de países se podrán alcanzar la mayoría de objetivos, pero no podremos conseguirlos todos en todo el mundo. Sobre todo vamos bien en la reducción de la pobreza y el acceso al agua. Es importante ver qué hacen los países más pobres. En Ruanda y Uganda se están haciendo las cosas correctamente, y Zambia, uno de los países más pobres del mundo, está cerca de conseguir cinco de los ocho objetivos. De todas formas, no quiero dar la impresión de que todo va bien. Vamos muy mal, por ejemplo, en mortalidad materna y todo lo relacionado con los derechos de las mujeres.

¿Cuál es el secreto de estos países africanos?

El primer ingrediente del éxito es el compromiso de los líderes políticos, como el del presidente Kagame en Ruanda o el de Lula en Brasil. Aquí en Cataluña también lo hemos comprobado. Otro factor de éxito es el haber sabido adaptar los objetivos globales a su realidad y circunstancias, acompañando las acciones con una estrategia nacional, utilizando sus propios recursos y los que vienen de fuera, buscando el apoyo de la población y aprovechando el de la comunidad internacional.

¿Cómo afectará la crisis a estos países?

Obviamente el impacto ha sido muy grande. La tasa de crecimiento de los países más empobrecidos ha bajado más de un 6%. De los 105 países más pobres, 90 están sufriendo grandes dificultades económicas. El año pasado, Liberia tuvo excedente comercial, y este año tiene déficit. Al final lo acaban pagando los servicios a las personas. En Camboya de un día para otro se han perdido 30.000 puestos de trabajo. Entre 200.000 y 400.000 niños han muerto a causa de la crisis en todo el mundo. Como en el cambio climático, los países que no tienen ninguna responsabilidad de la crisis son los que más la estando sufriendo. Los gobiernos han ayudado a los bancos, pero lo que necesitamos es ayudar a las personas. Desde que comenzó la ayuda internacional, hace 49 años, se han destinado 2 billones de dólares. Para atajar la crisis, se han gastado 18 billones. Es decir, hay recursos. El problema son las elecciones políticas. Esto es lo que debe cambiar.

¿Qué pasa con los países que avanzan en el cumplimiento de algunos objetivos pero que reciben presiones políticas y son penalizados con la retirada de ayuda?


Los Objetivos del Milenio no cambiarán la política del mundo. La situación en América Latina es un buen ejemplo. Con la llegada de Obama las cosas están cambiando, una muestra es el caso de Honduras. También la ONU, el Banco Mundial y el FMI están intentando haciendo cambios, pero necesitamos menos retórica y más acción. El G-20 ha dicho que dará más voz a los países en vías de desarrollo, pero no basta. Hay una relación directa entre el cumplimiento de los Objetivos del Milenio y la posición de determinados países en el mundo global. El poder económico de China ha crecido gracias a la inversión en los objetivos. Dando salud, educación y oportunidades económicas se ha conseguido que el país crezca. Es un círculo virtuoso: si se destinan recursos y compromiso a los objetivos, los países también mejoran económicamente y tienen un papel más importante globalmente.

¿Nos podría ilustrar con un ejemplo práctico y humano cómo se mejoran las condiciones de vida de la gente si se lucha por los Objetivos del Milenio?

En Delhi (India) hay un barrio-ciudad muy pobre, llamado Badarpur. No hay nada: ni escuela, ni centro sanitario, ni luz ni carretera. Allí la gente se ha unido, preguntándose cómo pueden hacerse suyos los Objetivos del Milenio: han decidido construir una escuela y han presionado al gobierno reclamando sus derechos, recogidos en la constitución. A nivel nacional, Tanzania, por ejemplo, ha reducido la mortalidad infantil en un 30%. Nadie lo hubiera dicho antes, y su caso no es una excepción. Por eso, quiero transmitir a la ciudadanía que su apoyo a los Objetivos del Milenio, también por la vía de la presión a su gobierno, tiene un impacto real en la mejora de las condiciones de vida de la población más pobre.

Jordi de Miguel/Redacción (14/09/2009)

Fuente: http://www.voluntariado.org/uah/noticias/detalle/?IdPost=1622

 

Añade tu comentario

Añade tu comentario

Normas de uso

  • Ésta es la opinión de los internautas, no de Educación sin Fronteras.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Campos obligatorios