Volver

04/07/2012

Dossier "Objetivos de Dakar: acercándonos a la situación de la educación en Centroamérica"

Portada informe Objetivos de Dakar acercandonos a la situación de la educación en Centroamérica

Educación Sin Fronteras (ESF) ha elaborado un estudio donde revisa la situación de la educación en Centroamérica y en el mundo, a partir de los seis objetivos fijados en la cumbre de Dakar del año 2000. En el informe, que es fruto del convenio que ESF y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo llevamos a cabo desde hace cuatro años en los países centroamericanos, se advierte de la necesidad de acelerar las políticas encaminadas a conseguir una educación de calidad para todos y todas.

Partiendo de un análisis de la situación mundial, los datos muestran que, en todas las regiones, los gobiernos de determinados países han realizado progresos –especialmente en la educación de la niñez- y también que el aumento de la ayuda externa ha contribuido a respaldar estos avances.

Pero los datos también indican que el ritmo de progreso es insuficiente y que, si no se acelera, la perspectiva es negativa: 58 de los 86 países que no han logrado la universalización de la enseñanza primaria no la conseguirán tampoco de aquí a 2015; 72 países -sobre un total de 101- no conseguirán reducir a la mitad sus tasas de analfabetismo antes de la fecha fijada en Dakar; y solamente 18 de los 113 países que no habían logrado en 2005 el objetivo de la paridad entre los sexos en la enseñanza primaria y secundaria alcanzarán esta meta en 2015.

Centroamérica

La realidad en Iberoamérica es especial. Hace dos años se informó que no sería posible cumplir los Objetivos de Dakar para 2015 como estaba previsto y se amplió el plazo a 2021. A pesar de esta prórroga, la región debe hacer igualmente un esfuerzo mayor del que está realizando si se quiere que el derecho a la educación de todo ser humano, a cualquier edad, sea una realidad en la nueva fecha fijada.

En el caso concreto de la región centroamericana objeto del estudio de ESF (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Haití), se han registrado avances. Así, desde el año 2000 el analfabetismo absoluto ha bajado casi 11 puntos, con un ritmo promedio de un año y medio por año. Este avance eleva la tasa de alfabetización hasta el 87,3% en el conjunto de la región, pero queda todavía lejos del 97% que plantea el Plan Iberoamericano de Alfabetización (PIA) para 2015.

Entre los problemas que impiden todavía una plena alfabetización figuran la escasa prioridad que se da a la educación para jóvenes y adultos, la limitada cobertura de los programas desarrollados –que no cubren la elevada demanda y se centran en las fases iniciales de la educación-, y la persistencia de desigualdades basadas en la pertenencia étnica o el lugar de residencia, que determinan que la mayor parte de las personas adultas que no saben leer ni escribir sean indígenas y/o vivan en las zonas rurales.

El informe también pone de manifiesto que todos los países de la zona han adoptado el mismo programa de alfabetización, sin desarrollar métodos propios adaptados a cada realidad nacional, y que la mayoría de ellos ha incumplido el compromiso de crear Foros Nacionales de Educación con participación de la sociedad civil. Todo ello se suma a la escasez de financiación y a la inestabilidad de los gobiernos, lo que ha contribuido a retrasar la ejecución de muchos proyectos.

Estrategias

Ante este panorama, es evidente que la Educación para Todos y Todas ha de constituir una prioridad estatal e internacional, y no solamente en Centroamérica sino también a nivel global. En este sentido, es necesario que los distintos actores trabajen de manera organizada y en estrecha colaboración y, para ello, el informe plantea diversas estrategias que implican a gobiernos, sociedad civil, y organismos internacionales.

A nivel económico, debe aumentar considerablemente la inversión en educación básica y dar un apoyo especial a los países en desarrollo. En el plano político, es necesario un sólido compromiso internacional y nacional, formular planes estatales de acción y favorecer la participación ciudadana en la definición de las políticas públicas. Y finalmente, en el plano educativo y social, son necesarias plataformas de control y seguimiento, foros y campañas de sensibilización como la Campaña Mundial por la Educación, así como mejorar la situación de las aulas y la preparación del profesorado.

Añade tu comentario

Añade tu comentario

Normas de uso

  • Ésta es la opinión de los internautas, no de Educación sin Fronteras.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Campos obligatorios