Volver

26/02/2013

Educación Sin Fronteras denuncia la suspensión de proyectos por los recortes en cooperación

CETHA Potreros - jovenes

El desplome de la ayuda oficial al desarrollo en España comporta no poder dar continuidad a una veintena de programas educativos dirigidos a población infantil, juvenil y adulta de comunidades desfavorecidas en América Latina. A pesar de las dificultades, ESF inicia nuevos proyectos en Bolivia y República Dominicana para mejorar la educación en escuelas de barrios marginales y la formación profesional de mujeres.

La ayuda oficial al desarrollo que destina España a los países más desfavorecidos ha caído más de un 50% en tan sólo dos años (ha pasado de 4.277 millones € presupuestados en 2011 a 2.048 en 2013, según datos de la Coordinadora Española de ONGD), lo que constituye un flagrante incumplimiento de los compromisos gubernamentales en este ámbito y representa en la práctica el desmantelamiento de una política pública con más de 30 años de existencia.

Los recortes en cooperación comportan graves consecuencias en los países empobrecidos, que ven cómo desaparecen programas de ayuda que debían contribuir a su desarrollo. Educación Sin Fronteras (ESF) se ha visto obligada a renunciar o paralizar una veintena de proyectos educativos en los siete países de América Latina donde está presente. El resultado: miles de niños y niñas, jóvenes y adultos no podrán tener acceso a una educación de calidad que les dote de conocimientos y herramientas para transformar su realidad social y mejorar su capacidad de desarrollo.

Proyectos no renovados, paralizados y no iniciados

La suspensión de proyectos obedece, en muchos casos, a programas en los que se ha estado trabajando desde hace años de la mano de organizaciones socias locales y que ahora no se han podido renovar debido a la anulación de convocatorias oficiales para subvencionar convenios y proyectos de cooperación internacional.

Es el caso, por ejemplo, del proyecto realizado en Arequipa (Perú) para ofrecer una formación técnica adaptada a la realidad social a los alumnos y alumnas de Secundaria, proporcionándoles así unos conocimientos y aptitudes para poder ganarse la vida al acabar los estudios. En República Dominicana, no se ha podido dar continuidad a los programas de desarrollo profesional y emprendeduría dirigidos a mujeres, ni a los proyectos de apoyo a la población femenina de origen haitiano para mejorar sus condiciones de vida.

Tampoco podrá renovarse el trabajo desarrollado por ESF en Cusco (Perú) durante los últimos años en el ámbito de la formación de personas adultas ni el que se ha llevado a cabo en el sur de Bolivia (departamento de Tarija) para consolidar un modelo de educación alternativa destinado a campesinos/as, que combina la enseñanza humanística con la formación técnica agropecuaria. Este programa fue tomado como modelo por el gobierno de aquel país en la nueva Ley de Educación de 2010.

La suspensión de convocatorias públicas de ayuda al desarrollo también ha impedido que ESF pueda seguir llevando a cabo proyectos educativos en el ámbito de la salud, como el de prevención del mal de Chagas en Bolivia, o el destinado a la atención de menores que viven en la calle en República Dominicana.

En algún otro caso, la suspensión de proyectos obedece a los impagos por parte de la institución financiadora, como es el caso del programa que se desarrolla en el municipio de Jiquilisco -El Salvador- destinado a la alfabetización de adultos y la mejora del tejido productivo local. Este proyecto, que se ha visto ahora paralizado, ha estado desde 2011 brindando educación a personas que no tuvieron acceso en su día al sistema educativo formal y apoyando a 21 cooperativas de productores para incrementar sus ingresos y fomentar un crecimiento sostenible y equilibrado de la zona.

niñas Guatemala

Otros proyectos actualmente en marcha no podrán renovarse cuando lleguen a su finalización en los próximos meses, como el de fomento del asociacionismo juvenil o el de educación bilingüe (en español y lengua maya) de niños, niñas y adolescentes en comunidades indígenas, ambos en Guatemala.

Finalmente, también se da la circunstancia de proyectos que han sido aprobados por las administraciones en años anteriores pero que todavía están pendientes de recibir la financiación comprometida. En este capítulo, ESF tiene congeladas actuaciones en Bolivia (fomento de la equidad de género desde las aulas), Guatemala (programa de lectoescritura en lengua maya para niños y niñas) y El Salvador (fortalecimiento de capacidades formativas de la comunidad educativa).

“Angustia y preocupación” en los países beneficiarios

Según el director general de ESF, Xavier Masllorens, esta situación despierta "una gran angustia y preocupación" tanto en las organizaciones socias locales como en los países latinoamericanos beneficiarios de las ayudas, que ven como se ponen en peligro muchos de los logros conseguidos en los últimos años.

“Con los recortes y los impagos, cada vez estamos más lejos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015 que han sido suscritos por el gobierno de España”, ha afirmado Masllorens, quien recuerda que la ayuda al desarrollo en nuestro país cae hasta el 0,2% de la Renta Nacional Bruta, muy lejos del compromiso del 0,7%.

“En un contexto de crisis económica y de reducción de presupuestos de las Administraciones, podemos entender un descenso de los importes destinados a cooperación, pero en ningún caso podemos aceptar que se aproveche esta circunstancia para disminuir los porcentajes. Recortar en cooperación significa disminuir la calidad de vida de personas y de sociedades enteras”.

Nuevos proyectos educativos en Potosí (Bolivia) y Santo Domingo

A pesar de las dificultades, ESF sigue trabajando por el derecho a una educación de calidad junto a 38 organizaciones locales de 11 países de América Latina.

El ejemplo más reciente de este compromiso es el proyecto iniciado esta misma semana en Potosí (Bolivia) destinado a luchar contra el fracaso y el abandono escolar en escuelas de Primaria y Secundaria de barrios marginales. La actuación, que se llevará a cabo durante dos años junto a la ONG local CEBIAE, cuenta con financiación de la Junta de Andalucía y persigue mejorar el aprendizaje del alumnado de estos centros a través de la incorporación de prácticas innovadoras en la enseñanza y el uso de las nuevas tecnologías en el aula.

Por otro lado, en las próximas semanas ESF pondrá en marcha un proyecto en barrios marginales de Santo Domingo (República Dominicana), con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), para proporcionar una formación profesional a mujeres y mejorar el acceso a la educación de niños y niñas a través de programas de documentación civil. Estos programas están dirigidos a menores de origen haitiano a los que el gobierno niega el derecho a la nacionalidad y por consiguiente, la posibilidad de ir a la escuela. La actuación en Dominicana se ejecutará durante dos años junto con las ONG locales Ce-Mujer y Mudha.

Campaña de captación de fondos privados

Ante la realidad marcada por el drástico descenso de las subvenciones públicas, ESF ha incrementado sus esfuerzos para recabar recursos en el sector privado. En este sentido, ha lanzado la campaña #esteañonovolveráalcolegio, con el doble objetivo de captar fondos y denunciar la asfixia de la política pública de cooperación en España.

 

Añade tu comentario

Añade tu comentario

Normas de uso

  • Ésta es la opinión de los internautas, no de Educación sin Fronteras.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Campos obligatorios