Volver

08/04/2013

ESF promueve la participación política de la juventud en Guatemala

grupo de jovenes de Almolonga

Educación Sin Fronteras y la asociación local SERJUS llevan a cabo un proyecto para fomentar el asociacionismo juvenil en el estado centroamericano. En municipios como Quetzaltenango –el segundo del país- se han conformado Consejos Municipales para generar propuestas de desarrollo social desde las propias organizaciones de jóvenes y poder así influir en la definición de las políticas públicas relacionadas con la juventud.

     

    Educación Sin Fronteras (ESF) lleva a cabo desde mayo de 2011 el proyecto Empoderamiento juvenil: una estrategia de desarrollo en comunidades indígenas de Guatemala con el fin de dar apoyo a las asociaciones de jóvenes de nueve municipios guatemaltecos para lograr su plena participación en el desarrollo de las políticas públicas relacionadas con la juventud y contribuir así a mejorar la vida democrática del país centroamericano.

    El proyecto de ESF, que finalizará en el segundo semestre de 2013, se lleva a cabo conjuntamente con las organizaciones locales SERJUS (Servicios Jurídicos y Sociales) y la red K’at Nab’l, y cuenta con la financiación de la Agencia Andaluza de Cooperación (300.000 €) y los Ayuntamientos de Sant Cugat del Vallés (34.744 €), Málaga (16.720 €) y Sabadell (13.407 €).

    Guatemala es un país con un elevado porcentaje de población joven: 8,5 millones de guatemaltecos, sobre una población total de 14,7 millones, son niños y jóvenes de hasta 30 años, y si observamos la franja de edad de entre 15 y 29 años, la cifra es de 4,5 millones. Más de la mitad de esta población vive en condiciones de pobreza, especialmente en el entorno rural e indígena, un ámbito que históricamente ha sido ignorado por los poderes públicos.

    Todos estos datos dan una idea de la importancia de la participación política de la juventud guatemalteca para defender sus derechos y contribuir al desarrollo de sus sociedades. Sin embargo, la población juvenil se encuentra ante grandes problemas para consolidar sus estructuras organizativas y desarrollar estrategias que permitan coordinarse y sumar esfuerzos entre sí con miras a generar cambios sociales. Los gobiernos municipales tampoco cuentan en general con planes y políticas definidas para promover la participación ciudadana.

    La actuación de ESF se centra precisamente en favorecer iniciativas de participación y de incidencia política de la población juvenil indígena en nueve municipios de los departamentos de Quetzaltenango, Totonicapán y Sololá.

    sesión de jóvenes en Almolonga

    Así, se han llevado a cabo numerosas actividades de formación y sensibilización para estimular la participación y para generar conciencia sobre la defensa de los propios derechos, la equidad de género, el medio ambiente, la educación sexual o la diversidad cultural, entre otras cuestiones. Para facilitar este proceso, en el municipio de Cantel se ha creado como experiencia piloto un Centro de Formación para el Cambio, que ofrece capacitación a jóvenes y apoyo para desarrollar actividades.

    También se han celebrado encuentros para sentar las bases de una red de intercambio de experiencias entre organizaciones juveniles y se han establecido alianzas con asociaciones de otros ámbitos para lograr mayor grado de influencia social.

    Consejos Municipales de la Juventud

    El proyecto persigue que estas organizaciones juveniles puedan realmente participar e influir en la vida política de sus comunidades. En este sentido, uno de los logros más destacados ha sido la constitución de Consejos Municipales de la Juventud en las diversas localidades, formados por representantes de las organizaciones juveniles presentes el municipio que, de manera colectiva y organizada, generan propuestas ante las autoridades locales -y también nacionales- en temas relacionados con la juventud y demandan soluciones a sus necesidades.

    El último consejo en constituirse –y el más emblemático sin duda- ha sido el de Quetzaltenango, capital del departamento homónimo y segunda ciudad de Guatemala con 412.000 habitantes, de los que aproximadamente el 52% son jóvenes. Este consejo, formado por  jóvenes de 17 a 30 años (en una distribución al 50%-50% de chicos y chicas) ha sido reconocido por el gobierno municipal como interlocutor válido en los procesos participativos a la hora de definir políticas públicas.

     

    Comentarios - 4

    • 1 Edin Roque 10-05-2014 - 02:24h

      Hola

      Buen dia, soy un joven de Ixcan, el Quiche, Me interesa conocer mas de la iniciativa de Consejos Municipales de Juventud.